Medio Ambiente

DÍA MUNDIAL SIN RUIDO

Septem Nostra niega que la Ciudad haya logrado disminuir los niveles de ruido

ruido2 (Custom)
photo_camera Un operario trabaja con un martillo neumático en plena calle /ANTONIO SAMPERE

Ceuta ya no es la ciudad más ruidosa del país gracias a la puesta en marcha de la nueva ordenanza de ruido, vibraciones y contaminación acústica, y la creación del mapa estratégico del ruido. Los responsables del área aseguran que aún queda mucho trabajo por realizar. Pero la Asociación Septem Nostra no opina lo mismo. Su presidente asegura no saber en qué datos se basa la ciudad para decir esto. 

"Los niveles de ruido han disminuido considerablemente pero queda mucho trabajo por realizar". Son palabras de la responsable de Sanidad Ambiental de la ciudad, Rebeca Benarroch. Hace unos años Ceuta estaba a la cabeza de las ciudades más ruidosas del país. Esto levantó las alarmas e hizo que los responsables trabajaran a marchas forzadas para buscar una solución a estos datos. El primer Plan de Salud creado en 2008 ya contemplaba como objetivo disminuir los niveles acústicos. En el 2013, Sanidad Ambiental ha querido dar continuidad a este trabajo con el segundo Plan de Salud. Es en este periodo en el que han creado la nueva ordenanza de ruido, vibraciones y contaminación acústica y el mapa estratégico del ruido. La nueva ordenanza recoge sanciones económicas de hasta 3.000 euros en el caso de quienes violen lo prescrito sobre vehículos de motor y ciclomotores, usuarios de la vía pública, actividades domésticas y relaciones vecinales, así como por contaminación térmica, y de 300.000 euros para los titulares de actividades comerciales, industrias o servicios. Por otra parte, el mapa estratégico hace un análisis por distritos y calles, así como una lectura de la problemática que pueda existir. Un 29% de los ceutíes padece niveles de rudo excesivos en horario nocturno, por encima de los 55 decibelios, según se desprende de las conclusiones del Mapa Estratégico. Además apunta que el 24% recibe un impacto que supera los 65 decibelios de media durante las 24 horas del día, lo que equivale a unos 19.200 ciudadanos. En España, se establece como norma general que el nivel de decibelios sea de 55.

La responsable de Sanidad Ambiental asegura que están trabajando muy duro pero es consciente de que queda mucho por hacer. Está previsto establecer las zonas más saturadas acústicamente y trabajar sobre ellas. También tiene en mente crear un asfalto más absorbente para disminuir el ruido de los coches. Por su parte, la Policía Local sigue trabajando con sonómetros para denunciar cualquier nivel de ruido más alto del habitual. 

Septem Nostra

La Asociación Septem Nostra no opina lo mismo que la responsable de Sanidad. Su presidente, José Manuel Pérez Rivera, asegura que Ceuta sigue siendo una ciudad muy ruidosa, y que no han actuado de ninguna manera para solucionar este problema. Considera que es cierto que han creado un mapa del ruido pero aún no se ha aprobado y que es obligatorio poner en marcha un Plan de Acción que a día de hoy tampoco han visto. Por lo tanto no entiende de dónde se sacan los datos para asegurar que los niveles de ruido en la ciudad han disminuido. En otras ciudades, apunta Pérez Rivera, el mapa del ruido es activo. Esto quiere decir que controla en tiempo real los niveles y si superan las normas establecidas se toman las medidas que correspondan. Para el presidente de Septem Nostra, el ruido es un problema muy preocupante, sobre todo en Ceuta, por las condiciones urbanas que presenta la ciudad.

 

Comentarios