Política

Vivas reconoce que Vox trató de imponer al Gobierno la retirada de ayudas a las entidades musulmanas

El presidente Vivas, antes del inicio de una rueda de prensa (C.A./ARCHIVO)
photo_camera El presidente Vivas, antes del inicio de una rueda de prensa (C.A./ARCHIVO)

En una entrevista concedida al diario "El Faro", el presidente de la Ciudad asegura que las pretensiones de la extrema derecha en las negociaciones del Presupuesto iban "contra la Ceuta de las cuatro culturas".

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha reconocido por primera vez que las exigencias de Vox al Gobierno local ponían su objetivo en la eliminación de las subvenciones a las asociaciones de carácter musulmán. En una entrevista concedida al diario “El Faro”, Vivas confirma que Vox solicitó la retirada de ayudas a entidades como Septem Solidaria o Al-Idrissi para brindar su apoyo a la aprobación de los Presupuestos Generales de la Ciudad. “Poner en la diana como objetivo eliminar las transferencias a las asociaciones de carácter musulmán, como si mañana dicen las de carácter judío o hindú, o cristiano... ese no puede ser el objetivo: esto va en contra de la realidad de la Ceuta de las cuatro culturas”, sostiene el presidente en la entrevista.

Es la primera ocasión en la que el presidente de la Ciudad habla abiertamente de la naturaleza de las imposiciones que la formación de extrema derecha ha planteado a su Gobierno durante los últimos meses. Vivas llega a asegurar que determinados comportamientos y expresiones de los dirigentes de Vox ocasionaron malestar en el seno del Gobierno.

Según explica Vivas, Vox planteó “líneas rojas” en la negociación de los Presupuestos que el PSOE no intentó imponer en las conversaciones abiertas con el Gobierno. El presidente valora en la entrevista la disposición de los socialistas al acuerdo en un tiempo que exige, según considera, “eliminar la tensión”.

Vivas niega, sin embargo, que el PSOE haya exigido parcelas de poder como contraprestación a su apoyo a los Presupuestos, aunque ha anunciado que a partir de ahora el Gobierno abrirá “un canal de comunicación permanente” con los socialistas.