Política

Vox se cree víctima de una “imposición ideológica” alentada desde el Gobierno de Vivas

Vox PP Vivas Redondo Un momento de la reunión celebrada hoy (CEDIDA) VOX PP VIVAS REDONDO
photo_camera El presidente de Vox, Juan Sergio Redondo, reunido con el presidente Vivas cuando el acuerdo de gobierno con el PP seguía vigente (CEDIDA)

Vivas acusó a Vox de "deslealtad institucional". La formación le replica hablando de la supuesta ascendencia de islamistas, ultraizquierdistas y promarroquíes sobre el Gobierno local.

La dirección de Vox se considera víctima del Gobierno municipal. La formación de extrema derecha cree que el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, trata de forzar a su partido a aceptar una “imposición ideológica, política y programática”.

Esta es la respuesta que Vox ha ofrecido a través de un comunicado a unas declaraciones de Vivas a Radio Nacional de España en las que acusaba al partido de Abascal de no haber sido leal institucionalmente, de haberse quedado solo y de “apartarse de la unidad de los ceutíes”.

En su contestación, Vox retoma su argumentario para volver a hablar de la supuesta ascendencia de islamistas, ultraizquierdistas y promarroquíes sobre el Gobierno local.

“En absoluto estamos solos, sino que hemos decidido alejarnos de las nefastas y malas compañías que suponen el PP de Ceuta, el PSOE y sus socios promarroquíes”, sostiene la formación de extrema derecha en su nota.

La lealtad institucional reclamada por Vivas implica, a juicio de Vox, aceptar la “marroquinización” de la ciudad, el “despilfarro” en el que considera incurre la Ciudad al atender a los migrantes que entran en Ceuta y el gasto en eventos organizados “para mayor gloria” de la figura del presidente ceutí. En su crítica a Vivas, Vox también alude a “oscuras compras relacionadas con esos poderes que tan cómodamente viven bajo el amparo de los gobiernos del PP”.

Comentarios