Publicidad

PUBLICIDAD

Wugum, cuando la innovación se masca

Jose-rojano-wugum-kro--620x349@abc
photo_camera José Luis Rojano, fundador de Wugum / ABC

Una empresa cordobesa se ha especializado en chicles "funcionales" para la resaca, la energía o la potencia. 

A pesar de ser el segundo país que más chicles produce en Europa, España no es de los mercados que más consume. El uso de esta golosina no tiene una aceptación masiva entre la población, quizás por su falta de valor nutritivo. Sin embargo, dos empresarios, José Luis Rojano y Jordi Claramonte, quisieron dar una vuelta al producto y decidieron crear chicles funcionales como complemento alimenticio. De esta manera tienen en el mercado doce gamas de chicles para diferentes usos: energéticos, relajantes, para la resaca o incluso para las relaciones sexuales. Además, la ausencia de azúcar, gluten y lactosa permite que pueda ser consumido por cualquier persona.

"La idea surgió casi por casualidad. Siempre he sido muy deportista, y en un viaje a EE.UU. vi como uno de mis compañeros, que era marine, se tomaba un chicle con cafeína antes de empezar una carrera y también en sus misiones. Investigué sobre el caso y descubrí que muchos estudios concluían que aquello que se mastica se asimila más rápido que aquello que se digiere", explica Rojano al diario ABC. El ser humano tiene una célula debajo de la lengua que permite asimilar al cuerpo rápidamente lo que ingiere. Esta cualidad permite ser más efectivos que otros productos que provocan los mismos efectos. La tecnología I+D ha sido clave para crear este producto, que contiene distintas vitaminas y extractos de plantas naturales. Rojano admite que la clave del éxito ha sido la "perseverancia. Hemos tenidos que superar muchas barreras en la fabricación del producto".

El empresario reconoce la complejidad de utilizar una goma de mascar que asimile vitaminas y extractos de plantas porque esta suele degradarse al introducirle los principios activos: "Tuvimos que abortar muchos productos porque no eran estables". Otra dificultad fue conseguir un buen sabor del producto, que es lo principal para Rojano: "El producto lo reformulamos hasta que esté rico, no vale que sea sólo efectivo".

El crecimiento de Wugum desde su fundación en 2014 ha sido sólido y han llegado a expandirse por varios países del mundo como Portugal, Italia o Rumanía, mientras que también se encuentran en negociaciones con Vietman o Israel. Los empresarios tuvieron claro desde el primer momento patentar mundialmente cada gama que creaban, lo que les da un valor diferencial y una protección ante una posible. "Tú puedes ser muy innovador, pero si no proteges el invento puedes quedar al descubierto. Siempre antes de lanzar un producto, lo hemos protegido", matiza Rojano. Esta acción les ha permitido controlar el mercado y no tener competencia.

 

Nuevas ideas en la recámara

Las nuevas ideas siguen surgiendo en la factoría de Wugum. Las próximas gamas que saldrán al mercado serán chicles para prevenir el mareo, uno que cuide la piel, el cabello y las uñas, otro que ayuden para los problemas de retina y un polivitamínico. Este último, que contiene el 100% de vitaminas A, C, D y E, lo están donando a distintas ONGD con las que colaboran. Juntos pretenden combatir la presencia de la avitaminosis, cuyos síntomas aparecen por la ausencia de estas vitaminas, en los niños de los países donde actúan las asociaciones.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad