Puerto

Dragados mantiene una reclamación al Puerto de 1M€ por los cajones bautizados como los perros de Torrado

litlle

La actual cúpula de la Autoridad Portuaria está dispuesta a pedir responsabilidades en caso de ser condenada a quien fuera responsable del desaguisado para que se haga cargo de la deuda. Una auditoría reveló que la empresa no había cumplido con lo estipulado en el contrato a pesar de lo que le certificaron todas las unidades de obra.

Pepe Torrado dimitió como presidente de la Autoridad Portuaria (lo fue durante más de 20 años) en mayo de 2018 “con la conciencia tranquila” una vez que supo que tendría que enfrentar un juicio oral por la denuncia interpuesta por los usuarios del Puerto Deportivo por un supuesto trato de favor a la empresa concesionaria. Condenado por la Audiencia Provincial, el Supremo le ha absuelto hace escasas semanas. Un año antes de su dimisión, Dragados ejecutó una obra de ampliación en el Muelle de Poniente. Colocó entonces dos cajones flotantes, dos bloques de hormigón en forma de dado, fabricados en Cartagena y que sirvieron para ampliar el atraque a 65,75 metros de longitud y a los 13,5 metros de calado. A los cajones se les bautizó con los nombres de los dos perros del entonces presidente de la Autoridad Portuaria, Little y Cocky, como se recogió en prensa. Por esa obra, Dragados mantiene ahora una reclamación contra la Autoridad Portuaria de 1 millón de euros, según han trasladado fuentes del propio Puerto.

La obra arrancó a principios de 2017 y tenía un presupuesto de 2,6 millones de euros (2.636.699,77 exactamente). La idea era que los dos enormes cajones (33 metros de largo, 12,55 metros de ancho y 14,70 de profundidad. En toneladas una barbaridad) estuvieran instalados a mediados de año. Pero hubo retrasos. Esos retrasos son los que alega ahora Dragados para estimar sobrecostes sobre lo inicialmente previsto que ascenderían al millón de euros, según la reclamación planteada, aunque desde el propio Puerto ya indican que aún progresando la reclamación lo normal es que los peritos rebajen la cantidad a entre 200.000 y 300.000 euros.

Lo que sucedió es que a la hora de asentar los cajones se encontraron con que el suelo estaba contaminado por los restos de los combustibles vertidos por la propia actividad portuaria y el trasiego de barcos. Hubo que proceder entonces a limpiar esos fangos sobre los que se tenía que tirar primero escollera para después asentar los cajones.

Ese retraso de unos 6 meses provocó que Dragados tuviera que ampliar el seguro sobre las dos piezas de hormigón, 'Little' y 'Cocky', contratar servicios de vigilancia y asumir una serie de costes no previstos.

Pero la actual dirección de la Autoridad Portuaria no está dispuesta a asumir los costes de la reclamación en caso de que la Justicia diera la razón a la empresa. Nada más tomar las riendas del Puerto la nueva directiva le dijo que no a Dragados a un acuerdo extrajudicial para reconoce la deuda liquidar el asunto. “Tenía hasta 4 versiones diferentes de los técnicos”, ha explicado el propio presidente de la Autoridad Portuaria.

Y la idea sigue siendo la misma. Si algo se hizo mal entonces y la Justicia así lo dictamina, el Puerto está dispuesto a pedir responsabilidades a quien fuera responsable del desaguisado e iniciar otro proceso judicial para pedir que quien sea asuma la deuda.

Porque más allá de unos fangos contaminados, en este tiempo el Puerto ha encargado una auditoría de la obra. Se contrataron buzos para que tomaran muestras de lo que había bajo el mar y el resultado fue que faltaban metros cúbicos de piedra en la escollera sobre lo que se tenía que haber instalado.

La escollera que soporta los cubos no cumple con lo que tenía que haber instalado Dragados, aún así se firmaron las certificaciones de obra y se pagó como si todo se hubiera cumplido conforme al contrato. De ahí que en la actual cúpula del Puerto estén dispuestos a mirar hacia abajo antes de asumir un pago a la empresa y pedir responsabilidades en la vía interna para que quien no obrara correctamente asuma y pague las consecuencias.

Comentarios