Puerto

El Puerto recupera el chalé de Torrado y cerrará el año con tan solo tres ocupados

chales 1
photo_camera Chalés del Puerto de Ceuta. (ARCHIVO)

El Consejo de Administración ha dado luz verde al expediente, ya en Madrid, que autorizará proceder a la demolición de las viviendas desocupadas.

La Autoridad Portuaria continúa imparable en su lucha por recuperar los chalés y, aunque la batalla es lenta- sobre todo en los casos cuyos inquilinos se niegan a abandonarla tras las pertinentes notificaciones-, progresivamente va sumando nuevas victorias. Si el 2021 cerró con tres de las 10 viviendas desocupadas, el primer semestre de este ejercicio culminará con la posesión de una cuarta.

Se trata, en concreto de la número 9, o más bien la que habitaba el expresidente del Puerto Pepe Torrado, que entregó recientemente las llaves, al haber pedido una moratoria y eludir el juicio. No será el único en hacerlo este 2022. Los habitantes de la vivienda número 5 tienen de plazo hasta inicio del verano para hacerlo (aproximadamente en algo más de un mes), después de que la justicia emitiese una orden de desahucio, recogida en una sentencia firme que no ha sido recurrida, según han informado a Ceuta Actualidad, Ceuta TV y Ceutaldia fuentes portuarias. 

Sin un plazo concreto, aunque antes de que finalice el año, detallan las mismas fuentes, quedarán liberadas las viviendas número 2 y 7, ocupadas hasta ahora por el exdirector del Puerto, César López Ansorena, “que se marchará en breve”, y un trabajador, que deja el chalé por jubilación. A ambos la Autoridad Portuaria ya les ha remitido la notificación de desalojo.

Con ellos, el Puerto pisa acelerador para finalizar el año con tan solo tres viviendas ocupadas- donde residen trabajadores-, a las que no se les ha enviado la pertinente carta de abandono por estar jurídicamente avaladas para continuar en régimen de habitabilidad.

Hace años que la situación irregular en que se encuentran los chalés que se ubican en el puerto requiere de una solución. Unas viviendas de los años 50, de más de 1.000 metros cuadrados cuyos ocupantes fueron o son todavía altos cargos de la Autoridad Portuaria, que no sólo se ahorraban abonar agua, luz e IBI, sino también las reformas que consideraban como instalaciones eléctricas y de fontanería, reparación de saneamientos, impermeabilización y arreglos de muros exteriores, trabajos de nueva cimentación y refuerzo del forjado, entre otras. Unas obras con cargo directo a la Autoridad Portuaria, que en los años 2016 y 2017, por las reparaciones en chalés, le engordaron una factura cercana al medio millón de euros.

Con la llegada al Puerto del presidente Juan Manuel Doncel, se retoma la recuperación de los chalés después de una propuesta fallida presentada al Consejo de Administración por el anterior presidente, Rafael Rodríguez Valero, que quería tasar socialmente las viviendas para enajenarlas a un precio asequible para sus inquilinos. En aquella reunión unos optaron por la no enajenación, y otros por la demolición. 

Fue también Doncel quien terminó de regularizar que los inquilinos pagasen luz, agua (con contadores individuales) e impuestos, y el Puerto dejase de asumir dichos gastos. Asimismo, el presidente también se ha propuesto que ningún alto cargo del Puerto vuelva a habitar un chalé.

Demolición de los chalés

Al objeto de buscar una solución eficiente y rentable- siempre en beneficio de la Autoridad Portuaria y el interés general-, se ha elevado al Consejo de Administración la propuesta de demolición de las viviendas que ya están desocupadas, y proceder con dichos los trabajos en los chalés que progresivamente queden liberados.

Para ello, el Puerto se ha basado en el informe emitido por la Abogacía del Estado que pone de manifiesto las deficiencias estructurales que presentan las viviendas, las cuales vulneran los requisitos básicos exigidos en el código técnico de edificación, así como los gastos que supondría el mantenimiento de las mismas.

Un argumento que ha sido refrendado por los miembros del Consejo, al dar luz verde a la propuesta presentada por la APC. Con ello, han avalado iniciar los trámites para la elaboración del expediente de demolición, que ha sido elevado a Puertos del Estado. Ya en Madrid, tanto Patrimonio como Hacienda deberán autorizarlo y, en caso afirmativo, se volverá a votar en Consejo de Administración para obtener el beneplácito definitivo que autorizará el inicio de los trabajos.

El terreno en el que se ubican las viviendas pasará a formar parte del activo del Puerto, y se transformarán con el propósito de poder rentabilizarlo a través de actividades paralelas a los usos comerciales. La parcela se podría alquilar o vender, siempre que estuviera en consonancia con el desarrollo del puerto y la ciudad, y obtener así una productividad que potencie el tejido económico de Ceuta. El objetivo que se ha marcado la Autoridad Portuaria es, entre otros, atraer inversiones de grandes operadores

Comentarios