Remitidos

ACEDI, con la Asociación cultural Al Idrissi

acedi al idrissi

Como ACEDI y con estas palabras, queremos animar a las autoridades de nuestra Ciudad Autónoma, incluso a la Delegación de Gobierno, les provean de un local para que puedan seguir ejerciendo su preciada labor.

Comenzamos la andadura como ACEDI en 2017. Nuestros ideales son, y han sido desde el principio, devolver a los miembros de la Comunidad musulmana la conciencia de que seguir verdaderamente el Islam era referirse al que ha sido practicado tradicionalmente durante siglos por toda la nación musulmana, antes de la irrupción de ese Islam político-radical conocido por el gran público como fundamentalismo. Nuestra otra misión era la de establecer un diálogo con los miembros de otras confesiones, dentro del marco de un Islam espiritual, de diálogo y entendimiento.

Cuando comenzamos, pensábamos que éramos los pioneros de esto en Ceuta; hasta que un día conocimos la Asociación al Idrissi y comprendimos que ellos ya estaban allí ejerciendo esta labor, ya desde hace años.

Al visitar su local, en la Calle Romero Córdoba, junto a la plaza de Hadu, nos dimos perfecta cuenta de la magnitud de este hecho, y ¡qué decir de ellos cuando en nuestro primer evento organizado en el salón de actos del Ayuntamiento nos acompañaron con las chicas del coro, que, por qué no decirlo, cantan como los propios ángeles!

Cuando entablamos amistad con el presidente Abdel Kader y el secretario Jalil, y nos informaron de las actividades que hacían, y, sobre todo, de su intención de establecer un diálogo entre culturas, supimos que nos encontrábamos ante un hecho insólito. De nosotros, nacidos en una cultura, la cristiana, y practicantes de otra, la musulmana, podrÍase quizás, en toda lógica, comprender nuestra voluntad de establecer un diálogo, un puente entre ambas. Pero al Idrissi, no solamente fue más lejos en ese sentido; sino que desde su cultura de origen y de vida, quisieron dar el salto, contra viento y marea, haciendo caso omiso de las críticas, que siempre las recibieron. Quisieron apostar por la convivencia, porque se sentían ceutíes y españoles como los demás. Apostaron fuerte por ello y trabajaron día y noche, dando vida a un local, que con ellos se convirtió en toda una referencia en Ceuta.

Rápidamente, nos dimos cuenta del hecho y nos pusimos a su disposición para aportar nuestro humilde grano de arena en esta labor.

Pero Al Idrissi no es solamente una asociación cultural musulmana. ¡Al Idrissi es una escuela! Sí, habéis oído bien, una escuela. Un lugar donde 400 niños y adolescentes aprenden árabe, Corán, canto y otras disciplinas sociales. Una escuela que recoge de las calles todas las tardes de la semana a muchachos y muchachas que de otra manera podrían estar dando vueltas por las calles pasando el tiempo; expuestos a malas influencias, por qué no decirlo.

Es así, que esta asociación ha colaborado y colabora a que exista un buen clima social en nuestra ciudad. Que ha colaborado y colabora a que musulmanes y cristianos comiencen a entenderse, a aceptarse los unos a los otros.ddg

Nadie mejor que nosotros conoce la dedicación absoluta de sus miembros a mantener la asociación y sus actividades. Por eso debemos decirlo, en voz alta, sin miedo, que, desde nuestra perspectiva, la de ACEDI, Al Idrissi es un bien patrimonial de Ceuta. Y no solamente eso, sino una escuela más de las que existen en nuestra ciudad; un centro educativo con todas las letras y en toda su extensión. Y como tal se debería haber previsto un local público a su disposición.

Es cierto que la Ciudad de Ceuta se ha implicado con ellos vía subvenciones, y que se está tratando de ofrecerles un lugar; y ellos lo agradecen y valoran en gran manera. Pero, vamos a decirlo claro: no es suficiente. Porque la labor social que están realizando supera con creces esta ayuda; porque no podemos dejar a 400 chicos y chicas en la calle cuando comience el curso 2021-2022; porque si queremos que haya civismo y entendimiento en nuestra ciudad, ellos están ahí y siempre estarán.

Cuando nuestro buen amigo Fuchi llegó a filmar la recogida del local sentimos una gran tristeza; compartimos su pesar, su estado de ánimo. Incluso Fuchi se sintió mal al ver aquello.

Y desde aquí os animamos, Abdel Kader, Jalil, a tirar para adelante, a levantaros y continuar. Vosotros lo sabéis bien: la dificultad bien podría ser la puerta del éxito.

Como ACEDI y con estas palabras, queremos animar a las autoridades de nuestra Ciudad Autónoma, incluso a la Delegación de Gobierno, les provean de un local para que puedan seguir ejerciendo su preciada labor.

Comentarios