Remitidos

El curso no comienza con normalidad

IMG_20210910_090639
photo_camera Alumnos del Rosalía de Castro (C.A.)

Como suele ser habitual, el Ministerio de Educación, demuestra su satisfacción porque el Curso 2021/2022 “ha comenzado con normalidad”. Pero no es verdad.

El colectivo más vulnerable de toda la población escolar, el alumnado con necesidades educativas especiales, comienza el curso desprovisto de los recursos más elementales, y lo que es peor, legales para recibir una enseñanza con los niveles de dignidad y calidad exigibles a una administración de un país avanzado.

La plantilla de los centros para atender adecuadamente a este alumnado es claramente insuficiente para cumplir con la legislación que el propio Ministerio impone. En muchos casos la atención es prácticamente testimonial (no llega ni al 20% del total del horario lectivo del total de la carga lectiva). El Ministerio tiene la obligación de dotar las plantillas necesarias para cumplir la ley. No hacerlo no tiene excusa alguna.

Pero hay algo aún peor. Los centros carecen por completo del personal de apoyo, en concreto cuidadores y asistentes educativos. La “solución” del Ministerio de desplazar sus responsabilidades a los Planes de Empleo (concebidos para una finalidad radicalmente diferente), no puede ser la “respuesta estructural” a una necesidad del calibre y la importancia que tiene atender con dignidad a este alumnado. Ni los plazos de incorporación, ni la formación, ni el grado de estabilidad de los trabajadores del Plan de Empleo; son los adecuados para desempeñar esta labor. El comportamiento de Ministerio en esta materia es impresentable e inaceptable. No se trata de una situación sobrevenida. El MEFP conoce perfectamente todos los datos y detalles de esta lamentable situación, y no hace nada, sencillamente, porque no quiere hacerlo. Ni estas familias, ni el colectivo docente, ni los centros ni esta Ciudad merecen este incomprensible “castigo”, infligido sobre el segmento más débil de nuestro alumnado.

Comentarios