Remitidos

La diplomacia cultural: otra forma de hacer política

“La cultura es una parte esencial de nuestra identidad colectiva europea y contribuye a sustentar nuestros valores comunes, como el respeto de los derechos humanos, la diversidad y la igualdad. La diplomacia cultural constituye una oportunidad para que compartamos con otros países estos valores y nuestra cultura europea”. Con estas declaraciones, la antigua Comisaria de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud, señora Andrea Vassiliou, se despedía de sus responsabilidades en el citado cargo para dejar paso al nuevo Comisario del área, señor Tibor Navracsics. 

“La cultura es una parte esencial de nuestra identidad colectiva europea y contribuye a sustentar nuestros valores comunes, como el respeto de los derechos humanos, la diversidad y la igualdad. La diplomacia cultural constituye una oportunidad para que compartamos con otros países estos valores y nuestra cultura europea”. Con estas declaraciones, la antigua Comisaria de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud, Sra. Andrea Vassiliou, se despedía de sus responsabilidades en el citado cargo para dejar paso al nuevo Comisario del área, Sr. Tibor Navracsics. 
El comunicado de prensa emitido desde el área de Educación de la Comisión Europea de esta manera expandía el ámbito de la sociedad civil, en el cual ADESC trabaja, a la esfera de la educación y la juventud, a través del lanzamiento de la nueva estrategia de diplomacia cultural de la Comisión Europea. 
La iniciativa piloto tiene por objeto fomentar una mejor cooperación entre los Estados miembros y maximizar el valor añadido de la diplomacia cultural europea. En los primeros informes también se debatió sobre el mejor modo de ayudar a los artistas, productores y empresas a penetrar en nuevos mercados fuera de la UE. 
La cultura como componente esencial de las relaciones exteriores, basándose en la Agenda Europea para la Cultura, es uno de los tres objetivos estratégicos de la Comisión y de los Estados miembros desde 2007 —además de la diversidad cultural, el diálogo intercultural, y la cultura como catalizador de la creatividad-, renovados con la nueva Estrategia de Diplomacia Cultural 20152018 de la Comisión Europea. 
Un oficial de la Comisión Europea cercano al Presidente de la Comisión Europea, el Sr. Juncker, me pone de manifiesto la simpatía de la que goza la Fundación Anna Lindh para el Diálogo entre Culturas en el corazón de Europa. Es más, me manifiesta que ojalá la Fundación Anna Lindh sea capaz de focalizar su participación en la citada estrategia, que viene discutiéndose en las Instituciones Comunitarias. 
Aprovechando el Comité Ejecutivo de la Red Española de la Fundación Anna Lindh, que celebraremos el próximo martes en la capital del Turia, Valencia, presentaremos un informe con el que pretendemos aportar nuestro granito de arena a la propia red española, cuya coordinación ejerce espléndidamente el Instituto Europeo del Mediterráneo (IEMed) y, por ende, a la propia Fundación Anna Lindh, con sede en Alejandría (Egipto). 
La Fundación Anna Lindh ya es de sobra conocida en Bruselas, pero probablemente esté aún en fase de crecimiento, eso sí, sostenible. Si bien la Dirección General encargada de la política de vecindad es la que se muestra más cercana a la Fundación, el campo de acción a nivel cultural de la Comisión Europea quizás le permita sumarse a otras iniciativas de presencia en el espectro internacional. 
La creciente presencia de Ceuta en la Red Española de la citada fundación abre un abanico de posibilidades que otras instituciones públicas, así como entidades sin ánimo de lucro y con marcado carácter social ceutíes deberían aprovechar, poniendo el foco en futuras oportunidades que, a buen seguro, se presentarán para estar presente en convenciones internacionales, a las cuales, desde ADESC, como representantes de nuestra ciudad, acudiremos con la mejor de las intenciones, al menos durante los dos próximos años, proponiendo modelos que fomenten la necesaria interculturalidad que necesita Ceuta en sus sistemas educativos formales y no formales.  

Comentarios