Remitidos

Elin y No Name Kitchen denuncian el abandono de los subsaharianos que llegan a Ceuta

Sin título
photo_camera Heridas de algunos subsaharianos que han llegado a la ciudad (CEDIDA)

No están cumpliendo cuarentena, no son aceptados en el CETI y viven en la calle. 

Desde la Asociación Elin y No Name Kitchen denunciamos la inacción e inhumanidad del Gobierno de Ceuta ante la situación que están viviendo las personas migrantes que llegan a nuestra ciudad.

Estamos encontrando, continuamente, personas migrantes de origen subsahariano que están en situación de calle porque no pueden acceder al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes por falta de espacio para realizar el confinamiento.

Dicho colapso está siendo provocado por la falta de espacios habilitados por la Ciudad Autónoma para este fin. Hasta el lunes 17 de mayo, las personas migrantes que llegaban a Ceuta realizaban varios días de cuarentena en las Naves del Tarajal destinadas para ello antes de acceder al CETI, sin embargo, tras todo lo acontecido, dicho recurso para mayores de edad ha desaparecido y no se ha dado alternativa ninguna.

Hace varios días, “D.” proveniente de Guinea Conakry llegaba a Ceuta. Cuatro días después sigue durmiendo en la calle. “M.” otro joven guineano, llegó ayer en las mismas condiciones.

“B.” llega la mañana de ayer a las naves del Tarajal, malherido de las concertinas y con un golpe muy grave en el pie que le impide andar. Pasa 14 horas sentado en una silla sin atención sanitaria, 14 horas sin que nadie le de información ni le hable en un idioma que pueda comprender.

“S.”, “I.” e “I.” tres jóvenes de la misma nacionalidad que los anteriores, también heridos, esperan en la puerta del CETI a las 22 horas. Allí les dicen que han que ir a las naves del Tarajal, lugar donde se tiene certeza de que, desde hace dos semanas no se realiza confinamiento ni acogida a personas que no sean menores de edad.

Denunciamos la gran descoordinación, desinformación y falta de consideración para con estas personas, quienes, a miles de kilómetros de sus casas y sus familias y, tras años de ruta, se les condena a pasar los primeros días en Europa en la calle.

Consideramos que esta situación, además, transciende la situación personal de cada persona migrante y pasa a ser un asunto de salud pública pues, las condiciones en las que se encuentran no cumplen ninguna de las medidas sanitarias que prevengan el contagio del COVID-19. Pedimos que la Ciudad Autónoma de Ceuta habilite un espacio digno para realizar la cuarentena a las personas migrantes y refugiadas y les facilite, así, el acceso al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes. 

Comentarios