Remitidos

Remitido

"Indignación"

examen - oposición
photo_camera Examen de oposición (ARCHIVO)

El porcentaje de opositores para profesor de secundaria que han suspendido a lo largo del conjunto del territorio Español es muy superior al de años anteriores. Ello ha provocado la indignación e incomprensión de los candidatos que, en muchos casos, aseguran que merecían mejores notas, independientemente de que ganaran la plaza o no.  

El porcentaje de opositores para profesor de secundaria que han suspendido a lo largo del conjunto del territorio Español es muy superior al de años anteriores. Ello ha provocado la indignación e incomprensión de los candidatos que, en muchos casos, aseguran que merecían mejores notas, independientemente de que ganaran la plaza o no.  

Desde la PIDOCE estamos indignados, no solo por el alto número de suspensos, sino por las bajísimas calificaciones. En términos generales solo el 15 por ciento de los aspirantes han conseguido aprobar la primera fase de las de las oposiciones para docentes celebradas en Ceuta. Además, entorno al 45 por ciento de plazas convocadas han quedado desiertas en este supuesto proceso de concurso-oposición, ya que la criba de la primera prueba ha provocado, en varias especialidades, que hayan pasado menos aspirantes de los que serían necesarios para cubrirlas todas. En la ciudad autónoma de Ceuta son muchos los opositores que aseguran que merecían mejores notas, especialmente en la parte correspondiente al supuesto práctico, una parte que suponía el 70 por ciento de la nota de esa primera fase.

Lo habitual es que no se conozcan los criterios con los que se han evaluado los exámenes, y en algunas comunidades se conocen bastante, a pocos días del comienzo del proceso; en el caso de Ceuta, es que ni tan siquiera se han dado a conocer. Los criterios de evaluación deberían ser públicos para garantizar la transparencia de todo el proceso y que los candidatos sepan a qué atenerse. Los temas están denominados por títulos publicados en el BOE y cada opositor se tiene que elaborar su propio temario o hacerlo en academias. El hecho de que no exista un temario común y estándar puede provocar que el tribunal que les toque tenga sus propias referencias bibliográficas a la hora de escoger un temario como modelo para corregir los exámenes. Cuando en realidad, al no haber temario oficial, a cualquier desarrollo, si es correcto, debe dársele una calificación objetiva.

Además, resulta relevante poner de manifiesto una vez más, que un proceso eliminatorio deja a un importante número de aspirantes fuera de la prueba de aptitud pedagógica, imprescindible para la docencia, y fuera del concurso de méritos. Un proceso que presume de ser concurso-oposición, la primera prueba no debe ser eliminatoria. Contamos con un sistema de acceso obsoleto que examina a los docentes del futuro, que no evalúa la capacitación docente y que se caracteriza por una opacidad y una manifiesta falta de información sobre los criterios de corrección y evaluación.

Por ello desde la PIDOCE, respecto al sistema de Oposición actual, se considera imprescindible la necesidad de que las pruebas no sean eliminatorias, así como la necesidad de realizar una revisión del proceso para adaptarlo a la realidad docente actual. La Administración competente tiene que ofrecer soluciones reales y eficaces para garantizar un proceso justo y transparente, y los sindicatos deben exigir que así sea. La situación vivida por el conjunto de opositores demuestra que es necesario cambiar el sistema de selección y que éstas no estaban diseñadas para consolidar a los funcionarios interinos, tal y como ya denunció la PIDOCE. La entidad tiene previsto tomar tantas acciones legales como se estime oportuno.

Por último, desde la PIDOCE queremos dar nuestra más sincera enhorabuena a los compañeros que han obtenido las plazas que no han quedado desiertas.

Comentarios