Remitidos

«Sobre los últimos acontecimientos en Ceuta Avanza» (comunicado)

El consejero de Sanidad, Javier Guerrero, durante su comparecencia de esta mañana ante la prensa (C.A.)
photo_camera Javier Guerrero, presidente de Ceuta Avanza (C.A./ARCHIVO)

«Consideramos que la ciudadanía debería saber que mucho antes de que Ceuta Avanza se presentara en sociedad, un grupo de válidos trabajadores ya se habían puesto manos a la obra (...) sin afán de protagonismo».

Los últimos acontecimientos en el seno del grupo político Ceuta Avanza está claro que han tenido repercusión, cual tercera Ley de Newton: acción - reacción.

Al respecto y atendiendo a la información recibida, las declaraciones que el Sr. Guerrero vertiera en la jornada de ayer durante la presentación del “nuevo equipo” que guiará su proyecto, bien merecen una explicación (es de justicia):

Según nos consta, tal decisión en ningún momento fue provocada por motivos personales, ni familiares, ni de salud, ni por el hecho de preparar unas oposiciones (tal y como se aludía en algunos medios de comunicación). Discrepancias respecto a la ambigüedad mostrada por el presidente, dudas en relación a ciertos comportamientos, su pésima gestión del partido y la manipulación y/o menosprecio (consentido) de cierta foránea, fueron las razones principales.

Dicho esto y ante semejante panorama, consideramos que la ciudadanía debería saber que mucho antes de que Ceuta Avanza se presentara en sociedad, un grupo de válidos trabajadores ya se habían puesto manos a la obra; personas limpias, sin cargas, ni necesidad de pagar un peaje, debidamente preparadas para construir un proyecto tan ilusionante como altruista y que desde el principio asumieron el sistema presidencialista, sin afán de protagonismo, ni pretensión de someter el bien común a intereses meramente personales (como ayer aludía el Sr. Guerrero al hablar de personalismos). Insistimos, válidos trabajadores que no sólo han remado y trabajado a contrarreloj en silencio, sino que se expusieron públicamente.

De bien nacido es ser agradecido, así que nunca debería olvidar que estuvieron a su disposición siempre que fueron requeridos y dieron la cara en los buenos, pero especialmente en los malos momentos.

Precisamente, hace pocos días publicaba en sus redes que “la transparencia era la primera regla de la buena gestión política”. Con este grupo de personas, según tenemos entendido, dicha transparencia ha brillado por su ausencia; la desatención y la desinformación han sido mayúsculas.

Aun así, con la esperanza de que se revirtiera una situación tan poco halagüeña, decidieron continuar trabajando a la sombra (nadie formalmente les había comunicado que habían prescindido de sus servicios). Sin embargo, parece que la intransigencia de su nueva cúpula ha pesado bastante más que el tiempo invertido y robado a sus familias (desde marzo a mediados de septiembre).

Igualmente refieren, que nadie va a quitarles la ilusión de intentar cambiar Ceuta y convertirla en una ciudad próspera. Ya veremos qué pasa. Eso sí. Importante es aclarar que la dimisión referida en el primer párrafo, llevará inherente la desvinculación total de la mayoría de los coordinadores de las distintas secretarías (SSCC, Educación, Economía, Juventud, Deportes, Medio Ambiente, Cultura, Festejos, Turismo, etc.), así como la de sus respectivos equipos de trabajo, con lo que estaríamos hablando de una treintena de personas.

El frenazo era obligado. La dignidad y la verdad no están en venta.

Comentarios