Remitidos

La violencia machista sigue cobrándose la vida de cientos de inocentes

Hemos de saber y ser conscientes de que la violencia de género es un asunto que nos afecta a todos y a todas, siendo especialmente relevantes las actuaciones que los poderes públicos desempeñen para la erradicación de la lacra social que supone la violencia de género, pues son los principales responsables de garantizar los mecanismos necesarios y prioritarios con los que defender  y promover la igualdad plena entre hombres y mujeres, articulando los protocolos de coordinación y atención necesarios para lograr dicho fin.

Hemos de saber y ser conscientes de que la violencia de género es un asunto que nos afecta a todos y a todas, siendo especialmente relevantes las actuaciones que los poderes públicos desempeñen para la erradicación de la lacra social que supone la violencia de género, pues son los principales responsables de garantizar los mecanismos necesarios y prioritarios con los que defender  y promover la igualdad plena entre hombres y mujeres, articulando los protocolos de coordinación y atención necesarios para lograr dicho fin.

Sin embargo, a pesar de los avances y las medidas enfocadas a evitar que ocurran situaciones de violencia de género, las circunstancias y la magnitud de la problemática continúan manifestando que no son suficientes los recursos destinados y que es necesario y urgente evaluar y reforzar los mecanismos de actuación en materia de violencia de género.

Es aterrador que en apenas unas horas de diferencia entre el recién estrenado año y el anterior, hayamos tenido que ser, tristemente testigos de dos nuevos casos de violencia por razones de género, que han desembocado en la muerte de dos  mujeres y un menor, elevando la cifra de mujeres asesinadas a manos de  sus parejas o ex parejas, a 55 mujeres y 8 menores.

Es urgente reforzar los servicios de apoyo a las víctimas de violencia de género, contar con protocolos de coordinación, personal preparado específicamente en la materia y dar la continuidad que la lucha exige. La prevención y eliminación de conductas machistas desde edades tempranas se han de enmarcar como acciones prioritarias en las metas y objetivos de las agendas de nuestros políticos. Sin embargo, en lo que a priori parece una obviedad, observamos atónitos cómo los supuestos responsables del área de igualdad y mujer, continúan la línea obsoleta  de trabajar con teorías estáticas que perpetúan la desigualdad,  las carencias en las actuaciones y recursos, así como las permanentes trabas burocráticas a las que son sometidas las víctimas de violencia de género.

La prevención e intervención en el terreno de la violencia de género no es continuista, ni creíble, ni coherente por parte ni del ejecutivo estatal ni local, pues por un lado, con  la elocuencia vacía a la que nos tienen acostumbrados, sustentan la lucha contra la violencia de género y la acción social con una sarta y retahíla de discursos redundantes y, por otro, recortan las partidas presupuestarias que se destinan a promover la igualdad y que, lógicamente, no se basan en el interés general.

Desde el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC)  consideramos, además de todo lo expuesto, que se ha de trabajar y abordar la temática desde la seriedad que corresponde, de manera objetiva y constructiva, aportando soluciones, sensatas y contundentes, con alternativas respaldadas en datos, propuestas y acciones totalmente reales y objetivas. 

La violencia de género es el resultado de la falsa idea de supremacía patriarcal, es una construcción social que debe desaparecer, principalmente empleando un enfoque primordialmente educativo y promocional, que se enmarque por lo tanto en la formación y sensibilización continua que logre ofrecer esa igualdad plena y efectiva entre hombres y mujeres, que acabe de una vez por todas con la lacra social de la desigualdad y la violencia de género.

Desde nuestro grupo municipal tenemos claro que la política ha de estar al servicio de la ciudadanía y por ello el MDyC va a continuar defendiendo el interés general de la ciudadanía, demandando que la prevención y lucha contra la violencia de género sean constantes en las acciones políticas de la ciudad. 

Desde MDyC vamos a proponer al ejecutivo local medidas urgentes y de necesaria implantación centradas en la educación como principal “motor de cambio” y transformación de estigmas y concepciones machistas. Queremos para nuestra ciudad proyectos  comunitarios que permitan el desarrollo de una serie de objetivos operativos encaminados a prevenir y atender la desigualdad existente entre hombres y mujeres durante la infancia y adolescencia; promover una configuración social equitativa e igualitaria basada en la tolerancia y el respeto y erradicar la posibilidad y culminación en violencia de género mediante acciones y medidas de prevención y sensibilización e información sobre conductas machistas, mitos e ideas erróneas y demás constructos sociales (como estereotipos y prejuicios infundados) que desembocan en desigualdades y exclusión por razones de género.

Comentarios