Sanidad

coincidiendo con el día mundial

La asociación de diabéticos reivindica las bombas de insulina en la ciudad

Diabetes-2-custom

Bombas de insulina, mayor número de profesionales y mejor formación y educación, aspectos imprescindibles para el día a día de los diabéticos.

Hoy se celebra el día mundial de la diabetes, una afección crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia. La insulina es una hormona que se fabrica en el páncreas y que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo, en donde se convierte en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Como resultado, una persona con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente, de modo que ésta queda circulando en la sangre (hiperglucemia) y dañando los tejidos con el paso del tiempo.

La asociación de diabéticos de Ceuta apuesta por la formación y la educación, sobre todo en niños, así como en la prevención de la tipo 2, la más común y que suele aparecer en adultos, pero cada vez más hay más casos de niños y adolescentes. En la diabetes tipo 2, el organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.

La presidenta de la asociación, Lourdes Sempere, resalta la importancia de darse cuenta de lo qué es la enfermedad, “ser diabético no es solo pincharse y no comer dulce”. No es una enfermedad fácil de llevar, “sobre todo en niños. Es muy importante el control y la educación”. De ahí que muchos padres cuando les diagnostican la enfermedad a sus hijos se formen para educar a sus hijos para que cuiden los hidratos de carbono que consumen a diario, la cantidad de insulina que deben pincharse y a realización de ejercicio “pero teniendo esos cuidados se puede llevar una vida prácticamente normal”.

La diabetes tipo 1 está causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema de defensas del organismo ataca las células productoras de insulina del páncreas. Como resultado, el organismo deja de producir la insulina que necesita. La razón por la que esto sucede no se acaba de entender. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero suele aparecer en niños o jóvenes adultos. Las personas con esta forma de diabetes necesitan inyecciones de insulina a diario con el fin de controlar sus niveles de glucosa en sangre.

Precisamente en este punto surgen las primeras reivindicaciones de la asociación. Como alternativa a los pinchazos, existen unos sensores unidos a la piel que a través de unos filamentos miden el líquido entre células aportando una medida exacta pero cuesta 120 euros. “Nos gustaría que este sensor fuera incluido en la Seguridad Social porque es un gasto elevado para muchas familias”, explica Sempere. En este punto, la asociación desearía poder contar con la bomba de insulina. “Este sistema da buena calidad de vida porque evita cinco pinchazos. El catéter se programa y se evita la insulina de acción rápida y hay que cambiarlo cada tres días”.

En cuanto a las demandas humanas, la asociación echa en falta un endocrino más porque “la educación es fundamental”.

 

Apoyo político

Ciudadanos se hace eco de la necesidad de contar con bombas de insulina, habituales en cualquier otra comunidad. “En Ceuta no están disponibles cuando favorecerían, sin duda, la calidad de vida de los ceutíes. Hoy es un buen día para reivindicarlas junto a los diabéticos”, manifiesta Ciudadanos.

El partido dice alegrarse “cuando las administraciones se suman a la causa en un día como hoy, con palabras y gestos solidarios, pero, obras son amores, y es buen momento para exigir equipararnos al resto de la nación con la incorporación de nuevas tecnologías al tratamiento del paciente”.

Comentarios