Sanidad

Rehabilitación, un mes y medio sin especialista mientras se dispara la lista de espera

REHABILI
photo_camera La Unidad se encuentra cerrada desde el 25 de octubre, ya que Ingesa no ha cubierto la baja de la única especialista del servicio. (ARCHIVO)

Ingesa no ha contratado a un sustituto ni ha reforzado el servicio para cubrir la baja de la única médico de la Unidad, ya que la segunda plaza se encuentra vacante desde junio

La Unidad de Rehabilitación del Hospital se encuentra con el cartel de cerrado y sin anuncio próximo a que desaparezca. La especialidad se encuentra sin médicos que puedan atender a los pacientes desde que el pasado 25 de octubre la única doctora que ahora ofrece el servicio pidiese una baja laboral para la que Ingesa ni ha contratado sustituto, ni la ha reforzado. Como tampoco lo ha hecho con la segunda vacante de la Unidad, cuyo médico titular voló a la península el pasado junio.

Como consecuencia, las listas de espera siguen engrosando pacientes que reciben las constantes anulaciones de sus citas y que deberán seguir aguardando una atención para su recuperación. La elevada demanda que vive la especialidad había recuperado algo de oxígeno en el último año, cuando después de una década contaba con dos especialistas que, en menos de seis meses, y por diferentes coyunturas, han vuelto a dejar al servicio con una elevada presión asistencial. Todo ello, además, con el beneplácito del Ingesa que permanece exento ante este nuevo problema en la carencia de especialistas que se ha hecho endémico en Ceuta.

El presidente del Colegio de Médicos apunta, además, que esta ha sido una de las especialidades que se han quedado fuera de la OPE, a la que considera “un parche”. Explica Enrique Roviralta que la especialista actualmente de baja, la doctora Auxiliadora Casas, fue la fundadora de la Unidad, que dirige desde hace 13 años, y todavía no puede optar a ser titular de una plaza, “porque no se oferta”.

Otra de las especialidades para las que la OPE no ha provisto incrementar el número de profesionales es Urología, sobre la que alerta Roviralta que se encuentra al mínimo de su capacidad asistencial. “Está al límite”. El problema redunda, además, en que los dos médicos  del servicio realizan guardias de 24 horas que se traducen, según el presidente del órgano colegiado, en que la atención suele quedar desprovista de uno de ellos en su correspondiente día saliente. “El resultado es que la lista de espera está por las nubes”.

La fuga de médicos suele cerrar, por desgracia, Psiquiatría Infantil de forma casi anual. Coyuntura que pone aún más en evidencia las carencias de nuestro sistema sanitario. “Algunos suelen durar un mes”, expresa Roviralta. Ceuta ha perdido en tres años más de 70 especialistas, pero la verdadera criba se ha producido durante este último ejercicio, en el que se contabilizan una treintena. La situación se ha visto agravada con la pandemia y el incremento en la demanda de médicos por parte de todos los sistemas sanitarios autonómicos que dificultan, aún más, la atracción de profesionales para la ciudad autónoma.

Roviralta reitera, una vez más, que Ingesa en Madrid “mantiene con pinzas” la sanidad pública local y defiende que Ceuta debe ser nombrada área de difícil desempeño. Una declaración que tiene que ir acompañada de medidas para captar y fidelizar a los profesionales porque, de lo contrario, la pérdida de capital humano nunca parará.

Comentarios