Seguridad

vista en la audiencia nacional

Un ceutí acusado de integrar una célula terrorista dice en el juicio que tocaba la corneta en Semana Santa

Policías, en el operativo que permitió la detención de los cuatro acusados en noviembre de 2016 (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraPolicías, en el operativo que permitió la detención de los cuatro acusados en noviembre de 2016 (C.A./ARCHIVO)

La sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha iniciado hoy el juicio contra los cuatro ceutíes detenidos en 2016 por su presunta integración en una célula terrorista. 

Hakim M.B., Ilias M.M., Rhimou B. y Fuad M., los cuatro ceutíes detenidos en noviembre de 2016 por su presunta integración en una célula terrorista, han negado hoy los cargos ante el tribunal de la Audiencia Nacional que los juzga.

La Fiscalía acusa a Hakim M.B., Ilias M.M. y Rhimou B., la única mujer del grupo, de configurar un grupo destinado a la captación de menores para las filas del movimiento terrorista de inspiración yihadista y su adoctrinamiento. Para todos ellos pide diez años de prisión por integración en organización terrorista. Según la investigación policial, los miembros de la célula habrían heredado la tarea desempeñada por Hamed Abderraman Hamed, alias “Hamido” -conocido como “el talibán español” por haber permanecido internado en el campo de Guantánamo- quien fue detenido meses antes junto a otras tres personas.

Fuad M. se enfrenta a una pena de tres años por adoctrinamiento terrorista.

La Fiscalía sitúa a los tres varones procesados en una tienda conocida como “El guantanamero”, propiedad de “Hamido”, y que los investigadores considera como centro neurálgico de reuniones de la red. Hakim B. ha reconocido que frecuentaba el establecimiento, pero sólo para entregar mercancía que recogía en Marruecos.

El acusado ha justificado las consultas en Internet que hacía sobre la situación en Oriente Medio a un interés por estar informado y ha explicado que si le conocían como “el soldado de Dios” es por su carácter religioso y su atuendo característico.

Ilias M.M. también ha negado que en la tienda de “Hamido” se organizaran estrategias para captar a menores o se mantuvieran conversaciones relacionadas con la organización terrorista Dáesh. Según el acusado, sólo acudía a la tienda a comprar “chucherías o pan”.

En su descargo, Ilias M.M. ha recordado que llegó a tocar como corneta en una banda de música que acompañaba pasos de Semana Santa.

Al igual que su compañero Ilias, Fuad M. ha negado que sus consultas en la red sobre la situación de Siria obedeciesen a una presunta implicación en actividades terroristas. Según ha asegurado, trataba de informarse, a instancia de sus suegros, de dónde podría encontrarse su cuñado, que viajó al país en 2013.

Mientras, Rhimou B.A., detenida en 2015 en Turquía, ha negado que tuviera intención alguna de trabajar en favor de ninguna organización terrorista.

 

Testigos

El tribunal ha oído en el transcurso de la vista el testimonio de una joven que mantuvo una relación con Ilias M.M. La chica, que ha declarado en calidad de testigo protegido, ha asegurado que presentó una denuncia contra el acusado en 2016 cuando, tras tratar de imponerle que renunciara a vestir bikini y que abandonara los estudios, le confesó que deseaba viajar con ella a Siria. Según Ilias, la denuncia estuvo motivada por su decisión de romper la relación.

El policía que dirigió la investigación ha revelado en su declaración que Rhimou B.A. confió a un agente infiltrado su deseo de que la acompañara a Siria para viajar a la zona de conflicto donde combaten los activistas de Dáesh.

Comentarios