Sociedad

importante labor de la UFAM del CNP

Ocho de cada diez mujeres víctimas de violencia de género no denuncian por miedo

Violencia 1 (Custom)
photo_camera El inspector Lupión atendiendo a una mujer en las dependencias de la policía Nacional / ANTONIO SEMPERE

Las campañas de sensibilización e información están haciendo que este dato sea cada vez menor y las mujeres se den cuenta de que existen personas capaces de ayudarlas y salir de esa espiral en la que se encuentran inmersas. Un papel fundamental lo juega la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional con el inspector Lupión al frente. 

violencia 2 (Custom)La violencia de género es una lacra social que cada año, lejos de disminuir, aumenta de manera alarmante. En lo que llevamos de año en Ceuta 140 mujeres están consideradas como víctimas de bajo riesgo. El Gobierno, la Justicia, las asociaciones y la sociedad luchan por concienciar y sensibilizar a hombres y mujeres y ofrecer las alternativas para salir de esa espiral de violencia en la que muchas mujeres se encuentran inmersas. Un papel fundamental lo juega la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional. Una Unidad que se creó a nivel nacional en 2015 para prestar una mayor y mejor atención a las mujeres víctimas de la violencia machista.

Este organismo aglutina dos servicios que con anterioridad se prestaban de manera separada y que desde hace un año se han fusionado; El Servicio de Atención a la Familia (SAF), encargado de tramitar todo el atestado policial cuando se producía una denuncia de este tipo, y la Unidad de Prevención, Asistencia y Protección (UPAP) del Cuerpo Nacional de Policía, que prestaba auxilio a las mujeres que tenían una orden de protección.

En Ceuta, esta unidad está formada por 11 profesionales que han recibido una formación específica en violencia de género y que ofrecen un servicio integral. Desde el momento en el que se genera la denuncia, bien sea por requerimiento de emergencia o por voluntad propia de la víctima, se pone en marcha un protocolo de actuación que engloba la investigación de los hechos, así como la protección y seguimiento.

Tal y como comenta el inspector Lupión, jefe de la Unidad Familia y Mujer de la Policía Nacional, los servicios se han unificado para evitar “la segunda victimización”. Ahora la víctima no tiene que estar dando vueltas por diferentes servicios. Con esta modificación, la víctima se persona en dependencias policiales y una vez denunciados los hechos, se inician los trámites necesarios, se le informa de sus derechos, se investiga y si procede, la detención y el traslado a las autoridades judiciales.

Para las mujeres que han pedido orden de protección y existe un riesgo hay casas tuteladas por la Ciudad que acogen a estas mujeres y a sus hijos menores.

El inspector Lupión asegura que en Ceuta no hay un perfil determinado en cuanto a la mujer maltratada se refiere. El nivel cultural ha dejado de ser un rasgo común. Ni la edad, ni la religión, ni el número de hijos son características comunes “y es que hoy en día la violencia de género no entiende de etiquetas”.

Desde esta unidad animan a toda mujer que sufra malos tratos a “sacar este problema del ámbito familiar y denunciar para que las autoridades puedan actuar”. El inspector Lupión insiste en la importancia de denunciar ya que “8 de cada 10 mujeres no lo hace y por tanto, no podemos ayudarlas”.

En el caso de Ceuta, el número de denuncias han aumentado porque existe mayor conocimiento y sensibilización gracias a las campañas que se llevan a cabo sobre todo en los medios de comunicación.

Colaboración Policía Nacional /Policía Local

Desde hace unos días el papel de la Policía Local será mucho más relevante en cuanto a protección se refiere, gracias a la firma de un protocolo entre Ciudad y Delegación.

La Policía Local tendrá acceso a la base de datos del Sistema Viogén (Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia Integral en los Casos de Violencia de Género), dependiente del Ministerio del Interior, gracias al protocolo suscrito entre el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, y el presidente de la Ciudad, Juan Vivas.

Mediante el acuerdo, la Ciudad amplia el ámbito de colaboración de la Policía Local con el Cuerpo Nacional de Policía en materia de lucha contra la violencia de género. A partir de ahora, los policías locales podrán asumir también tareas de protección de las víctimas, aunque sólo en aquellos casos calificados como de riesgo bajo o no apreciado. Las situaciones en las que la amenaza sobre las mujeres resulte más graves continuarán siendo competencia de la Policía Nacional.

Mujeres más seguras: Atenpro y KASA

Las víctimas de violencia de género se pueden sentir mucho más seguras gracias al nuevo dispositivo de atención y protección que se ha puesto en marcha. Atenpro es un recurso de acompañamiento que consiste en un dispositivo de telefonía móvil con GPS que ayudará a la mujer víctima de violencia de género a sentirse mucho más segura. Tan sólo basta con pulsar un botón e inmediatamente saltará la alerta.

Se trata además de un servicio disponible cualquier día a cualquier hora y que ofrece una respuesta inmediata. Actualmente, hay en Ceuta 32 mujeres que disponen de este dispositivo, que permite a las mujeres entrar en contacto en cualquier momento con un centro atendido por personal especializado en violencia de género. Además, ante situaciones de emergencia, el personal del centro está preparado para dar una respuesta adecuada a la crisis planteada, bien por sí mismos o movilizando otros recursos humanos y materiales. Desde el centro de atención se contacta periódicamente con las usuarias del servicio con el objetivo de realizar un seguimiento permanente de su situación y acompañarlas en el proceso de recuperación integral.

Por otro lado, la aplicación para móvil KASA, de descarga gratuita, ofrece toda suerte de orientaciones para la autoprotección de las víctimas y la identificación de indicios que anticipen una conducta violenta.

La aplicación contiene información para que la usuaria pueda determinar si se encuentra o no en situación de riesgo de violencia, cuestionarios, recomendaciones sobre cómo actuar en caso de ser agredida, teléfonos asistenciales y un mapa con todos los recursos sociales para las víctimas que existen en la ciudad.

40 mujeres fallecidas

La violencia machista ha segado la vida de 866 mujeres en los últimos trece años en España, que este viernes se une a la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Desde que se dispone de datos oficiales, el 1 de enero de 2003, hasta la actualidad, el año en el que se registró el mayor número de víctimas mortales fue 2008, con 76 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas.

A lo largo de 2016, este fenómeno se ha cobrado la vida de 40 mujeres y un menor de edad y ha dejado veinticinco menores huérfanos. Además, hay otros ocho casos en investigación, que podrían engrosar las estadísticas de la Administración.

Comentarios