Sociedad

Proyecto ICI

Nuevos lazos en Hadú y Almadraba

ici2
photo_camera Fiesta Final de la Escuela de Verano organizada por el Proyecto ICI /CEDIDA

El Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI) cumple tres años. La iniciativa nació para trabajar en la mejora de las condiciones sociosanitarias y la lucha contra el paro y el fracaso escolar en las barriadas de Hadú y La Almadraba. 

En el mes de julio se cumplirán tres años desde que el proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI) se pusiera en marcha en los barrios de San José-Hadú y La Almadraba. El primer objetivo de este proyecto, que desde 2010 ya estaba en marcha en otros territorios españoles, es mejorar la convivencia en las zonas en las que se pone en marcha y lograr una mejor cohesión.

 

Primer objetivo superado

Cuando se puso en marcha en Ceuta, la primera encuesta de convivencia que se realizó en estas barriadas arrojó que más del 80 por ciento de los vecinos aseguraban que la convivencia que hay en su barrio y en su edificio es buena o muy buena. Este valor, superior al 80 por ciento, es el más alto en comparación con los que han arrojado todos los territorios españoles en los que está en marcha el proyecto ICI. “Muchos de los obstáculos que se plantean en otros lugares, motivados por diferencias en la comida, vestimenta o culto religioso están aquí ya superados”, plantea la coordinadora del proyecto ICI, Sandra Ros.

Partiendo de esa encuesta, en Ceuta se está tratando de aprovechar esa buena convivencia para impulsar a los vecinos a que creen nuevos lazos en las barriadas y a que trabajen juntos en diferentes proyectos.

 

Nuevos retos

Estos proyectos vienen derivados de una monografía que está a punto de publicarse y cuyo resumen se presentó el 18 de abril de 2016. Según los datos avanzados, el 85 por ciento de los jóvenes de estas barriadas no supera la ESO y hay indicadores de riesgo como la tasa de pobreza o de exclusión social que superan a los de El Príncipe en tasas que fluctúan entre el 80 y 95 por ciento. La tasa de paro juvenil y la salud son otras de las áreas que se abordan en la monografía y que arrojan datos a mejorar. Esas tres áreas, empleo juvenil, salud comunitaria y socioeducativa son las que se están llevando todo el protagonismo más allá de la convivencia.

Precisamente porque los vecinos conviven sin ningún problema, todas las actividades realizadas por el Proyecto ICI Cruz Roja van encaminadas a que estrechen lazos entre ellos y a impulsarles en la propuesta y consecución de acciones que mejoren su día a día en la barriada.

 

La mujer, una gran beneficiada de la Escuela de Padres y Madres


ici3En el marco de las mesas de trabajo de salud comunitaria y socioeducativa, ha nacido la Escuela de Padres y Madres con el objetivo de implicar más a las familias en la salud y la educación de sus hijos. El primer reto que han planteado a los participantes es organizar una coordinadora de todas las asociaciones de padres y madres del barrio.

El perfil de los vecinos que participan en esta Escuela es femenino, mayoritariamente musulmán, sin trabajo fuera del hogar, y con un hijo o más en el mismo centro. En sus reuniones, “van a conocer a gente, van a tener espacios de diálogo, de aquí puede salir de todo, por ejemplo, entre las madres pueden organizar una guardería entre ellas para que el resto pueda salir a trabajar, a comprar, intercambiando ideas y estrechando lazos pueden hacer infinidad de proyectos”, explica Ros, añadiendo que, además de hacia las madres, los proyectos están encaminados a los niños y a los jóvenes. “Tratamos de que participen más, de que no se queden aislados”, señala. Precisamente en esa dirección, Ros ha destacado que han detectado muchos casos de mujeres “que ahora pueden hablar con iguales, que si no hubieran tenido ese espacio nunca habrían podido acceder a otra persona; nos sirve para detectar casos en los que la mujer se enfrenta a otros problemas: dificultades económicas, violencia de género y ahora pueden encontrar la orientación para poder acceder a determinados servicios”.

 

Empleo juvenil

Los vecinos de Hadú-Almadraba muestran preocupación por el devenir de las nuevas generaciones. Los niños se enfrentan al fracaso escolar; los jóvenes, que por ese fracaso no tienen formación, tienen muchas dificultades para acceder al mundo laboral.

Cuando los miembros del Proyecto ICI preguntan a los mayores, estos muestran preocupación por la juventud de la que dicen que está sujetando paredes en las calles a todas horas y coqueteando peligrosamente con las drogas. Es por eso que se quieren desarrollar actividades fuera de las paredes del centro en primer lugar con los niños. Por otro lado, con los jóvenes se está trabajando, con la Casa de la Juventud, en la formación de grupos que a su vez orienten a otros jóvenes sobre las oportunidades de estudio y empleo que brindan otras empresas y entidades asociadas al Proyecto.  

 

Salud comunitaria

ici4Para tratar de que los vecinos estrechen lazos, desde el Proyecto ICI no paran de realizar actividades para escuchar sus iniciativas y orientarles. “Es un trabajo constante de intercambio de información con los vecinos para hacerles crecer como comunidad”, señala Ros. Entre estas actividades realizadas figuran muchas relacionadas con la Salud. “Trabajamos mucho los temas relacionados con una alimentación saludable y con el alto índice de diabetes en la barriada”. En este sentido, se va a organizar un ciclo de jornadas sobre salud en las que participen profesionales del sector; además, se pretende hacer un mapa de activos de salud del territorio, como por ejemplo farmacias, centros de salud, puntos de agua… Son proyectos concretos que ha enumerado la coordinadora Sandra Ros. Otras cuestiones que se trabajan con las familias son la salud bucodental. En este caso, a diferencia de en la Escuela de Padres y Madres, el perfil de los participantes es multigeneracional, desde menores a familias completas.

Comentarios