Sociedad

El suicido es la primera causa de muerte no natural entre jóvenes de entre 15 y los 29 años

Detectar las ideas suicidas, tarea de todos

WhatsApp Image 2022-04-30 at 3.57.59 PM
photo_camera Ana Belén Núñez, sicóloga de ACEFEP, durante la campaña de prevención del suicidio.

El Ministerio de Sanidad presentará este lunes el  teléfono contra el suicidio, el 024, pero para identificar los pensamientos suicidas hay que detectar las señales, que muestra Ana Belén Núñez, sicóloga de ACEFEP.

Si se hace una búsqueda en Google de la palabra suicidio, la primera entrada que se muestra es un mensaje que reza “Dispones de ayuda. Pide ayuda hoy mismo”. Un hecho que destapa una realidad a nivel mundial, porque uno de cada cinco jóvenes ha deseado “estar muerto'” alguna vez durante el último año. Lo revela un estudio de la Universidad de La Rioja.

Este jueves, expertos y sobrevivientes reunieron a los Grupos Parlamentarios en la sala Ernest Lluch del Congreso para exigirles que cumplan lo aprobado en 2014, un Plan de Prevención del Suicidio.

El Gobierno de la nación aprobó, hace unos meses, la Estrategia de Salud Mental 2022-2026 con un apartado específico para prevenir el suicidio y prometió que en este mes de mayo comenzaría a funcionar el teléfono contra el suicidio, el 024, y finalmente será presentado este lunes por el Ministerio de Sanidad. La línea telefónica correrá a cargo de la Cruz Roja y su uso será gratuito, anónimo y confidencial.

024 teléfono de prevención del suicidio
El teléfono de prevención del suicidio, 024, será presentado el lunes por el Ministerio de Sanidad

Planes y estrategias que, por el momento, no han paliado la triste realidad y el número de personas que deciden, de forma voluntaria, quitarse la vida sigue aumentando.

Las señales de la ideación suicida se pueden identificar, pero hay que conocer cómo hacerlo, y para ello hay que acudir a un experto en salud mental, aunque lo primero que estos indican es que las tendencias suicidas no tienen porqué estar relacionadas con una enfermedad metal. Un primer indicio del desconocimiento generalizado de la ideación suicida.

“El suicidio sigue siendo algo de lo que nadie quiere hablar”, asegura Ana Belén Núñez, sicóloga de ACEFEP. “El suicido es la primera causa de muerte no natural entre jóvenes de entre 15 y los 29 años por lo que debería ser de las primeras cosas de las que habláramos”. Ana Belén Núñez ofrece otro preocupante dato. “En 2020, se quitaron la vida voluntariamente unas 4000 personas”.

La mayoría de los padres tienen mucho miedo de que sus hijos, en la etapa adolescente, salgan un fin de semana, beban, cojan un coche y tengan un accidente “y no se dan cuenta que es más fácil que un adolescente piense en quitarse, y lo ejecute, a que se mate en un accidente de tráfico” asegura Ana Belén Núñez e insiste que únicamente por ese dato “se debería de hablar de este tema constantemente”.

Desde los colectivos que luchan contra la primera causa de muerte no natural en España insisten en la formación y la información para revertir la curva de las estadísticas y descubrir que, para quien tenga un idea suicida o conozca a alguien que la tiene, “que no es el final, que hay solución a esa ideación” y  hay que buscar ayuda.

Acefep campaña suicidio
Voluntario de Acefep, durante la campaña #hablemosdelsuicidio

Los expertos insisten que la primera acción que se debe de llevar a cabo, cuando se tienen ideas suicidas, es la verbalización. “Hay dejar de lado la vergüenza y entender que no es una llamada de atención porque es una idea que va a ir cogiendo fuerza dentro de mi cabeza” afirma Ana Belén Núñez. Cuando la idea aparece, hay que contársela a alguien “porque cuando se cuentan las cosas, se hacen más pequeñas” es cuando se puede buscar la ayuda.

La señales de las tendencias suicidas existen y los expertos inciden en que hay que saber como identificarlas, en sus dos vertientes, para la persona que tiene la ideación y para quienes le rodean.

En el primero de los casos hay que tener en cuenta que la idea suicida no abandonara la cabeza porque sí. Cuando aparece, “va ocupando cada vez más espacio y aunque pueda desaparecer por un tiempo, vuelve” comenta Ana Belén Núñez.

Cuando alguien se quita la vida, no se la quita porque quiera dejar de vivir. “Se la quita porque quiere dejar de sufrir”. Un punto en el que hace hincapié Núñez. Si no se encuentran herramientas para resolver y canalizar ese sufrimiento, cada vez que surja una situación de desesperanza, la idea suicida reaparecerá y “se irá haciendo fuerte, hasta el punto en el que ocupará todo mi día” y es en ese momento, cuando se empieza a buscar una solución a ese sufrimiento, la solución es quitarse la vida. Una solución que no es tal, porque el sufrimiento no desaparece, desaparece quien lo sufre.

La sicóloga de ACEFEP asegura que hay que desmitificar la idea de que las tendencias suicidas se identifican con la cobardía, el desequilibrio o la debilidad, "sólo en alguien que esta sufriendo y que quiere acabar con ese sufrimiento”.

Acefep campaña suicidio
Los sicólogos demandan más formación e información para prevenir conductas suicidas

Para detectar si se está cerca de una persona con ideas suicidas hay que fijarse en los cambios de comportamiento. "Pensamos que cambian por millones de cosas y no por que les ronde el fantasma del suicidio". Cambios conductuales que pueden ser una señal de alerta son la irascibilidad o el aislamiento. Pero cuando se detecten esas señales o alguien verbalice esa ideación “no hay que banalizarlo" concluye Ana Belén Núñez. "Lo que hay que hacer es buscar ayuda profesional”, porque el suicidio consumado no tiene vuelta atrás.

Se empieza a hablar más y mejor de cara a la prevención esta lacra que se cobra la vida de once personas cada día pero los sicólogos insisten en que sigue sin haber campañas informativas impactantes, como por ejemplo sí ha hecho la Dirección General de Tráfico. En el mundo hay 38 países con un plan estatal para intentar rebajar la estadística de suicidios. España no está entre ellos aunque a partir del lunes puede que la situación empiece a dar un giro.

Comentarios