Sociedad

VI CENTENARIO DE LA TOMA DE CEUTA

Y el 21 de agosto de 2015 no ocurrió nada...

pedro-de-meneses
photo_camera Escultura a Pedro de Meneses, primer gobernador de Ceuta, erigida en el Paseo de La Marina/ ANTONIO SEMPERE

La conmemoración hoy del sexto centenario de la toma de Ceuta por los portugueses no se ha visto acompañada por ningún acto oficial organizado por la Ciudad. La Fundación Crisol de Culturas nació con la encomienda de diseñar un programa de actividades para la celebración de la efemérides. La entidad fue disuelta a finales del pasado año sin haber cumplido la función para la cual fue creada. 

El 21 de agosto de 1415, 20.000 portugueses, a bordo de unos 200 navíos, emprenden el asedio de Ceuta, consiguen tomar la ciudad en apenas unas horas e izan el pendón real y la bandera de Lisboa sobre tierra conquistada. El 21 de agosto de 2015 no pasó absolutamente nada. “En este caso, lo importante es el año, no el día, la fecha pasa desapercibida en el calendario”, ha argumentado esta misma mañana el portavoz del Gobierno local, Jacob Hachuel, para justificar que la Ciudad no haya programado acto alguno para celebrar el aniversario de la llegada de los portugueses a la ciudad.

La conmemoración de los 600 años de la toma de Ceuta por los portugueses transcurre hoy sin que las autoridades de la Ciudad hayan convocado un solo acto oficial con motivo de la efemérides. La fecha de hoy coincide con un aniversario mucho menos solemne y decididamente más mundano y, por puro interés argumentativo, menos preciso. Hoy hace ocho meses, día arriba, día abajo, que el Gobierno de la Ciudad resolvió disolver la Fundación Crisol de Culturas, la entidad que nació para diseñar los actos conmemorativos del VI Centenario que deberían de haberse celebrado a lo largo del presente año.

La Fundación Crisol de Culturas tuvo en el recientemente fallecido Francisco Antonio González a su primer comisario. El político popular, promovido al cargo de delegado del Gobierno de Ceuta, dejó paso a su compañero de partido, el expresidente de la Ciudad, Jesús Fortes.

Durante algunos años la actividad de la Fundación hacía presagiar que, llegado el año de las conmemoraciones, la vida cultural y social de la ciudad se vería agitada por una programación de actividades que, sin embargo, jamás han llegado a organizarse. Las pretendidas celebraciones fueron presentadas en las sedes de las casas regionales ceutíes repartidas por España, en el Congreso y el Senado, en el Ayuntamiento de Barcelona, en el Instituto Cervantes de Lisboa, en la Universidad de Oporto… Desde que la Fundación se constituyó en 2010, su principal función fue la de divulgar las excelencias de los actos que la Ciudad diseñaría. Todo acabó, abruptamente, a finales del pasado año.

La decisión del Gobierno local de poner fin a la andadura de la Fundación no estuvo respaldada por una explicación convincente. De hecho, la por entonces consejera de la Presidencia, Yolanda Bel, insistió en que no se podía hablar de disolución de la entidad sino de la asignación de sus tareas entre distintos departamentos municipales. Bel, además, sorprendió al anunciar que los actos programados con motivo del VI Centenario se celebrarían tan sólo durante la segunda mitad de 2015 con el fin, según argumentó, de no entorpecer el proceso electoral abierto con motivo de la celebración de las elecciones municipales de mayo. El Gobierno llegó a hablar de la existencia de una comisión encargada de estudiar el detalle de los actos que se programarían. Hasta la fecha, la Ciudad no ha convocado un solo acto oficial relacionado con el centenario ni parece que tenga previsto hacerlo en los próximos meses.

El único acto de fuste que este año albergará Ceuta relativo a los hechos de agosto de 1415 es el que organizará a comienzos de octubre el Instituto de Estudios Ceutíes en colaboración con otras instituciones universitarias y académicas. “Los orígenes de la expansión europea: Ceuta 1415”, es el lema del congreso internacional que se celebrará entre los próximos días 1 y 3 de octubre.

 

Suspicacias

Las celebraciones de la toma de Ceuta han estado envueltas en polémica desde un comienzo. La peculiar estructura de la Fundación creada para coordinar las celebraciones levantó no pocas suspicacias. El hecho de que la partida incluida en los presupuestos de la Ciudad, 70.000 euros, se destinara íntegramente al pago de las retribuciones percibidas por el comisario sugirió a los partidos de la oposición que el cargo, ocupado primero por González y más tarde por Fortes, no era sino una sinecura. Además, los promotores de la iniciativa anunciaron que no había intención de que el programa de actos se financiara con dinero público.

La naturaleza misma de la conmemoración abrió un segundo frente a la Fundación. Las asociaciones musulmanas y algunos partidos políticos denunciaron la inconveniencia de otorgar relevancia a un hecho histórico que consideran un oprobio para los descendientes de los antiguos pobladores de Ceuta sojuzgados por los portugueses.

Comentarios