Sucesos/Tribunales

Detenidas en Ceuta y Málaga doce personas por secuestrar a un belga que fue sometido a torturas durante cinco días

Una de las intervenciones policiales desarrolladas en el marco de la Operación Sahi (MINISTERIO DEL INTERIOR)
photo_camera Un agente de la Policía Nacional, de servicio en el centro de la ciudad (C.A./ARCHIVO)

Los secuestradores actuaron contra su víctima tras el robo de un cargamento de droga valorado en 1,5 millones de euros.

La Policía Nacional ha detenido en Málaga y Ceuta a doce personas implicadas en el secuestro de un ciudadano belga el pasado junio en la localidad malagueña de San Pedro de Alcántara. Los secuestradores mantuvieron cautiva durante cinco días a su víctima, a la que sometieron a prácticas degradantes mientras permaneció confinada en una vivienda de Coín. Según informa la Policía Nacional en un comunicado, los detenidos, que cuentan con edades comprendidas entre los 19 y los 51 años, actuaron contra su víctima en respuesta al robo de un cargamento de droga valorado en 1,5 millones de euros.

Los hechos que han conducido a la intervención policial se remontan al pasado 1 de junio. Cinco encapuchados armados asaltaron al ciudadano belga en San Pedro de Alcántara y lo condujeron a la fuerza hasta una zona de campo de difícil acceso en Coín. La desaparición fue denunciada por los familiares de la víctima, quienes recibieron varios mensajes de los captores exigiéndoles el pago de un rescate de 1,5 millones.

Durante su cautiverio, el secuestrado fue torturado con amenazas, golpes, privación del sueño y sometido a una técnica de generación de hipotermia mediante la colocación en distintas partes de su cuerpo de bolsas de hielo mientras recibía el aire de un ventilador.

 

Operación Shai

Las investigación de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) de la Costa del Sol permitió determinar que el secuestro había sido planificado y ejecutado por un grupo criminal asentado en Ceuta y Málaga, integrado por individuos a los que les constaba diversos antecedentes por delitos violentos, tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas. Los detenidos, cuatro de ellos de nacionalidad frances y ocho españoles, tenían sus domicilios en la barriada ceutí de El Príncipe y en las localidades malagueñas de Marbella, Benalmádena y Coín.

La Policía describe a los miembros del grupo, dedicado al tráfico de drogas internacional y liderado por un empresario francés de origen magrebí, como individuos muy violentos, especializados en la apertura de puertas de viviendas y vehículos, para lo que empleaban todo tipo de recursos tecnológicos como dispositivos de geolocalización, inhibidores de frecuencia, drones y cámaras espía, entre otros artilugios.

La identificación de los integrantes de la banda permitió activar el pasado 15 de septiembre la denominada “Operación Shai”, un dispositivo policial compuesto por más de 70 agentes que practicaron registros simultáneos en domicilios de Ceuta, Marbella y Coín, que se saldaron con el arresto de doce individuos acusados de delitos de secuestro, robo con violencia o intimidación, contra la integridad moral y pertenencia a organización criminal.

Durante los registros, los policías intervinieron dispositivos de geolocalización, inhibidores de frecuencia, drones, cámaras espía, material informático, una máquina duplicadora de llaves, ganzúas, herramientas, pasamontañas, prismáticos, relojes de lujo, tres vehículos y dinero en efectivo. La investigación está siendo coordinada por el Juzgado de Instrucción 1 de Marbella. Cuatro de los detenidos han ingresado en prisión.

Comentarios