Sucesos/Tribunales

CONCLUYE el juicio por el crimen de la marina

El Ministerio Fiscal eleva de 22 a 29 años de prisión para Rambo, acusado de ser uno de los autores del crimen del Paseo de la Marina

anuar rambo
photo_camera Anuar M.H., alias Rambo, se dirige al jurado en su alegato final de inocencia/ C.A.

Las conclusiones finales del Ministerio Fiscal y las partes han puesto fin a las sesiones del juicio abierto en la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta por la muerte a tiros en plena calle de Mustafa Ahmed Abdeselam, "Tafa Sodia", en julio de 2013. Los miembros del jurado comenzarán a deliberar este viernes. 

El jurado que ha de dirimir sobre la culpabilidad o inocencia de Anuar M.H., alias “Rambo”, acusado de la muerte a tiros en 2013 en el Paseo de la Marina de Mustafa Ahmed Abdeselam, “Tafa Sodia”, comenzará a deliberar mañana después de que las partes hayan expuesto este jueves sus conclusiones finales.

El Ministerio Fiscal ha elevado su petición de pena para Rambo de los 22 años de prisión inicialmente solicitados a 29. A los delitos de asesinato con alevosía y tenencia ilícita de armas, por los que reclamaba 20 y 2 años de cárcel, respectivamente, la fiscal ha añadido el de homicidio en grado de tentativa sobre Rachida Abdeselam, esposa de la víctima y la persona que le acompañaba en el momento de su muerte. La letrada de la familia de la víctima solicita, en conjunto, 32 años de prisión para el acusado.

La acusación particular y el Ministerio Fiscal han coincidido en su relato de los hechos, una secuencia de acontecimientos que sitúa a Rambo como uno de los autores de los disparos que acabaron con la vida de Tafa Sodia. Según su exposición de los sucesos acaecidos el 17 de julio de 2013 en el Paseo de la Marina, el acusado habría acordado con una tercera persona, hoy huida de la justicia, asaltar en plena calle a Tafa Sodia a la una y cuarto de la mañana de ese día y dispararle por la espalda con el propósito de que no pudiera defenderse. “Anuar tenía la clara intención de matar, y Tafa Sodia no pudo ni defenderse ni huir”, ha sostenido la fiscal en su intervención. La abogada de la acusación particular ha llegado a calificar a Rambo de hombre “despiadado”.

La letrada que representa a la familia de la víctima ha insistido ante el jurado en la ausencia de coartada del acusado “Si ustedes fueran acusados de un delito que no han cometido intentarían recordar minuto a minuto dónde estaban, pero Anuar no ha ofrecido ninguna coartada”, ha aseverado la abogada.

Acusación particular y Fiscalía han incidido en las contradicciones en las que ha incurrido Rambo cuando ha intentado precisar su paradero en el momento del crimen, inconsistencias que han extendido a las declaraciones de los familiares del acusado y del vecino que han ofrecido su testimonio durante el juicio.

El peso de la declaración del testigo protegido, que ha identificado a Rambo como uno de los autores de la muerte de Tafa Sodia, ha sido destacado por la fiscal y la letrada de la acusación. Ambas han subrayado el desinterés demostrado por el testigo y su disposición a colaborar con la justicia sobreponiéndose al miedo que, han asegurado, continúa atenazándole. Su declaración, unida a la de la viuda de la víctima, es, a juicio de Fiscalía y acusación, prueba suficiente para avalar la culpabilidad de Anuar M.H.

 

La defensa denuncia irregularidades

Sobre estas pruebas testificales, el letrado de la defensa, Andreas Chalaris, ha vuelto a poner en cuestión su validez. El abogado ha afirmado que ni el testimonio del testigo protegido ni el de la viuda, al que ha calificado de “sui generis”, resultan en absoluto concluyentes. “Si en un proceso hay una sola prueba para acusar, ésta ha de ser concluyente”, ha insistido.

El defensor ha ido más allá al poner en tela de juicio el proceso mismo. El abogado ha denunciado irregularidades en el procedimiento, ha confesado haber sido víctima de “penurias procesales” y ha puesto en duda la calidad de las pruebas. “Algunas cosas que han pasado en este procedimiento han estado al límite de la buena fe”, ha lamentado.

Chalaris ha solicitado la absolución de su defendido, a quien ha presentado como un ciudadano inocente de los delitos que se le imputan y ha instado al jurado a votar en conciencia.

Anuar M.H. ha tomado la palabra para reivindicar su inocencia. “Las pruebas hablan por sí solas, las cosas están encima de la mesa”, ha sentenciado dirigiéndose a los miembros del jurado.

 El presidente de la Sala instruirá mañana al jurado sobre el objeto que ha de perseguir su pronunciamiento sobre la causa, momento a partir del cual deberán recluirse hasta alcanzar un veredicto.

Comentarios