Sucesos/Tribunales

La UIR de la Policía Local pone en funcionamiento el servicio canino

photo_camera El equipo, ante el Instituto Siete Colinas.

Medidas de prevención en torno a centros escolares y como en zonas de concentración de jóvenes

La Unidad de Intervención Rápida (UIR) de la Policía Local puso ayer en funcionamiento un servicio canino especialmente dirigido a la protección de niños y jóvenes. Según fuentes de la Jefatura el nuevo servicio está establecido como medida de prevención, fundamentalmente dirigido a la tenencia y consumo de sustancias estupefacientes.

Fundamentalmente, el servicio se desarrolla en las franjas horarias de las entradas, recreos y salidas de  centros escolares, así como en las zonas de concentración de jóvenes estudiantes.

Ya ayer mismo, el agente guía, de la UIR levantó dos actas por tenencia de sustancias estupefacientes en las cercanías del IES Siete Colinas.

Además, el servicio se llevará a cabo los fines de semana en las zonas de recreo y ocio donde se concentran numerosos  jóvenes.

En el ámbito del área de estupefaciente, la Policía Local denunció a nueve ciudanos por tenencia y consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública. Además se denunció a dos ciudadanos por por portar armas prohibidas en la vía pública.

En otro orden de cosas, en torno a las 18.30 horas del martes, agentes de la UIR fueron requeridos por un ciudadano que tenía retenido a un individuo que había hurtado prendas de vestir en un comercio de la Gran Vía.

El ciudadano se encontraba en las inmediaciones del Palacio Municipal cuando escuchó gritos de que se había producido un robo, momento en el que dos individuos pasaron corriendo cerca de él y observó cómo uno de ellos portaba prendas de ropa y el otro un bolso, por lo que procedió a perseguirlos. Según manifestó el hombre, el individuo que portaba el bolso se dio a la fuga pero logró detener al otro a la altura del Centro Médico José Lafont. Los agentes de la Policía Local trasladaron al individuo a las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía, donde se instruyeron las diligencias.

También, agentes de la UPAC de la Policía Local denunciaron al propietario de una vivienda por realizar obras sin estar en posesión de la correspondiente licencia municipal. Asimismo se dio conocimiento a la Inspección de Trabajo de que en la misma se encontraba un obrero de origen marroquí que realizaba los trabajos en dicha obra, ya que éste se encontraba trabajando en España sin haber obtenido autorización de trabajo.

En el polígono del Tarajal, por otra parte, la Policía Local denunció a seis semirremolques por estacionamiento prohibido. También formularon ocho denuncias por el ejercicio de la venta ambulante sin la correspondiente licencia municipal. Se decomisaron 130 kilos de frutas y verduras y 80 unidades de productos perecederos que fueron entregados en centros benéficos de la ciudad. 

Comentarios