Sucesos/Tribunales

Rafael González: "No me lo pensé; cuando cogí al niño estaba muy mal, no reaccionaba"

dav
photo_camera Campo de fútbol en la Junta Obra del Puerto (ARCHIVO)

Un guardia civil fuera de servicio salva la vida de a un niño de dos años que se había atragantado con un caramelo. 

Rafael González Roldán nunca pensó que una tarde cualquiera como las que entrena al Club Deportivo "Puerto" se le iba a quedar clavada para el resto de su vida.

Rafael es un guardia civil de 39 años que la noche del miércoles se encontraba fuera de servicio entrenando en el campo de fútbol de la Junta Obra del Puerto cuando escuchó que se estaba formando mucho revuelo entre los vecinos. Entre los gritos pudo distinguir un "Ay mi niño", "Ay mi niño" de una mujer desesperada. Esa mujer llevaba entre sus brazos a Manuel de tan solo dos añitos que estando en su casa se había atragantado con una gominola. La madre viendo que el niño casi ni respiraba bajo a la calle para que la ayudaran y allí estaba Rafael que no dudó ni un segundo en acudir en su ayuda. "Cogí al niño y empecé a realizarle la maniobra de Heimlich, no reaccionaba y le metí los dedos para comprobar si se había tragado la lengua. El niño estaba lacio pero seguí. A los seis minutos el niño reaccionó y soltó el caramelo".

Rafael nunca se ha encontrado en una situación como esta y se siente orgulloso de haberle salvado la vida a un niño tan pequeño. "Al principio no me puse nervioso y actué sin pensar pero a medida que veía que el niño no reaccionaba me preocupé, era un trapito". 

La ambulancia llegó y Manuel ya estaba consciente y muy recuperado. "El niño está vivo de milagro, porque tú le has atendido", le dijeron los sanitarios a Rafael nada más llegar.

Los padres de Manuel nunca olvidarán que Rafael salvó la vida de su hijo. 

Comentarios