Sucesos/Tribunales

el enfrentamiento fue con uno de los hermanos pérez

La defensa de Ramos presenta las cámaras de seguridad para esclarecer el altercado en el que se vio implicado

El consejero, Fernando Ramos, saliendo de los juzgados en el mes de abril (ARCHIVO)
photo_cameraEl consejero, Fernando Ramos, saliendo de los juzgados en el mes de abril (ARCHIVO)

El enfrentamiento se produjo con uno de los hermanos Pérez en un local propiedad del consejero. La juez del caso ha suspendido tres veces las diligencias previas. 

El altercado en el que se vieron implicados el consejero de Medio Ambiente, Fernando Ramos, y uno de los hermanos Pérez, concretamente Rafa Pérez, sigue sin esclarecerse siete meses después. Este martes, Ramos y Pérez estaban citados en los juzgados para declarar sobre una acalorada discusión que se produjo entre ambos en un local propiedad del consejero pero la cita ha vuelto a suspenderse. Ayer la defensa de Ramos presentaba a la magistrada las cámaras de seguridad del establecimiento que previsiblemente esclarecerán qué ocurrió esa noche.

Una prueba que Pérez lleva mucho tiempo esperando. Ahora la juez y los abogados visionarán las cámaras y de nuevo serán citados los implicados para llevar a cabo las diligencias previas, suspendidas en tres ocasiones. 

El primer juicio estaba previsto para el 18 de marzo pero éste quedó aplazado a petición de Pérez al no conformarse con un delito de agresión leve que se le quería imputar mientras el consejero se iba libre de todo cargo. La segunda vez que tuvieron que verse las caras fue en abril. En esta ocasión, la juez del caso decidió emplazar el encuentro para más adelante y así poder investigar si los implicados han incurrido en un delito contra la autoridad. Ya por entonces, la defensa de Pérez pedía que se presentaran las cámaras de seguridad del establecimiento. 

Antecedentes

Los hechos que ahora se juzgan ocurrieron a mediados de marzo en un local propiedad del consejero. Según testigos presenciales, el consejero de Medio Ambiente entró en el establecimiento y se dirigió al lugar en el que se encontraba uno de los hermanos Pérez tomando una cerveza tranquilamente con unos amigos. Ramos se le quedó mirando fijamente, se intercambiaron algunas palabras y se enzarzaron. Rápidamente, las personas que estaban en el establecimiento intentaron separarles para que la cosa no fuera a más. Ramos y Pérez, no pararon de lanzarse acusaciones, pero en ningún momento llegaron a las manos. 

Cuando la tensión comenzó a disminuir, Ramos pidió a Pérez que abandonara el local porque "esa era su casa". Pérez se negó a marcharse del establecimiento y llamó a la Policía Local que se personó en el lugar de los hechos.

Los dos implicados abandonaron el local y se dirigieron hacia las dependencias de la Policía Nacional donde interpusieron sendas denuncias. 

Comentarios