Las ceutíes Mina y Houda, entre las víctimas de la explosión de Amberes

Amberes se enfrenta a la devastación tras una explosión que ha alterado la vida de sus ciudadanos. La búsqueda prosigue, mientras la ciudad se une en solidaridad con las familias afectadas

Mina y Houda (Nieuwsblad)
photo_camera Mina y Houda (Nieuwsblad)

Mima y su hija Houda, en busca de un futuro prometedor, se trasladaron de Ceuta a la localidad belga de Hoboken, a finales del año pasado, para estar cerca de la madre y hermana de Mima. Sin embargo, sus esperanzas se vieron truncadas por una devastadora explosión de gas que les arrebató la vida, y quedaron bajo los escombros de la vivienda en la que residían desde que cambiaron Ceuta por Bégica.

La tragedia se desató poco después de las 10 de la noche, cuando los equipos de rescate descubrieron el cuerpo sin vida de Houda, de tan solo 10 años. Horas más tarde, a las 4 de la madrugada, los escombros cedieron para revelar el cuerpo de Mima.

Junto a ellas, dos hombres, de 44 y 53 años, también perecieron en el siniestro. De los cinco heridos, dos permanecen en la unidad de cuidados intensivos.

La operación de búsqueda y rescate se extendió a lo largo de la noche y prosigue en el día de hoy. “Nuestro objetivo es confirmar que no hay más personas atrapadas en el edificio”, comunicó un representante de la policía. Al menos una persona aún está desaparecida.

Una violenta explosión en un complejo residencial de Amberes provocó el colapso de dos pisos y la destrucción parcial del edificio en el distrito de Hoboken.

El rey Felipe y la ministra del Interior, Annelies Verlinden, visitaron Hoboken la mañana del viernes para inspeccionar el sitio del desastre. Acompañados por el alcalde de Amberes, Bart De Wever (N-VA), recibieron un informe detallado de los bomberos y dialogaron con los equipos de emergencia. La gobernadora de Amberes, Cathy Berx, también estuvo presente, al igual que el día anterior.

Una docena de residentes cercanos al edificio siniestrado pasaron la noche en un albergue proporcionado por la ciudad de Amberes. Los demás evacuados encontraron refugio con familiares o amigos. El jueves se estableció un amplio perímetro de seguridad alrededor del lugar del incidente para evitar riesgos durante las labores de desmantelamiento del inmueble afectado, una medida necesaria para facilitar la búsqueda de más víctimas, dado que la estructura quedó inestable tras la explosión de la mañana del jueves.

La investigación sobre la causa de la explosión sigue en curso, explorando múltiples hipótesis. Aunque las evidencias sugieren una explosión de gas, aún no se ha confirmado esta teoría. Fluvius, el operador de la red de gas, estará en el lugar el viernes por la mañana para colaborar con la investigación, según confirmó la policía.