Imprimir

Una luchadora "incansable"

Laura P. Cañero | 08 de marzo de 2017

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, entregando el María de Eza a Hilda Castro/ CRISTIAN MARFIL
El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, entregando el María de Eza a Hilda Castro/ CRISTIAN MARFIL

El Salón del Trono ha acogido el acto de entrega de la vigésimo segunda edición del premio María de Eza. Juan Vivas ha hecho entrega a la presidenta de la Asociación Ceutí de Mujeres Mastectomizadas de este galardón. La Ciudad lleva 22 años reconociendo la labor de la mujer ceutí. 

Custom Maria de Eza 3La presidenta de la Asociación Ceutí de Mujeres Mastectomizadas (Acmuma), Hilda Castro, ha recibido este miércoles el premio “María de Eza” a la mujer ceutí del año que concede la Ciudad. El jurado ha reconocido el “trabajo incansable” de Castro al frente de la entidad desde su creación en 1996, intentando desde el principio sensibilizar y concienciar a las mujeres ceutíes acerca del cáncer de mama y sobre cómo ha de afrontarse la enfermedad.

“Trabajadora incansable, voluntaria, partícipe del movimiento asociativo vinculado a la salud (…) En su lucha ha conseguido llegar a muchísimas mujeres ceutíes informado sobre las prácticas de detección precoz en asociaciones, colegios, institutos...”, reconocía el Jurado en su fallo.

El acto de entrega del galardón se ha llevado a cabo en el Salón del Trono de Palacio de la Asamblea. La figura de María de Eza ha sido rescatada de la historia, encarnada en la persona de Inmaculada Lara, miembro del Centro Asesor de la Mujer, para dejar ver cómo las desigualdades que existían en el siglo XVI aún se dan en la actualidad. "Es triste que a día de hoy se siga luchando por la igualdad entre hombres y mujeres y por erradicar la violencia de género".

A continuación, el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha entregado el galardón a Hilda Castro, quien ha tomado la palabra para agradecer este reconocimiento. 

Castro ha repasado su trayectoria al frente de Acmuma y ha aprovechado para lanzar un mensaje de esperanza a todas las mujeres que lo están pasando mal. "No hay que tenerle miedo al cáncer, hay que luchar para vencerlo". Aún así, ha reconocido que no es fácil pasar por este mal trago, y que no existen claves para vencer al cáncer, pero es optimista y cree que finalmente "venceremos al cáncer de mama". 

El acto lo ha cerrado el presidente de la Ciudad. Juan Vivas ha reconocido la labor de Hilda y le ha dado las gracias. Vivas ha asegurado durante su discurso que es necesario celebrar este día, "porque existen muchas mujeres a las que aún no se les reconoce sus derechos, porque siguen existiendo desigualdad entre hombre y mujeres y porque no se ha conseguido acabar con la violencia de género". Por ello, el presidente es de la opinión de que "necesitamos combatientes en la lucha por la igualdad", personas como Hilda Castro con su fortaleza y lucha. 

 

Último acto institucional

El último acto institucional del Día Internacional de la Mujer se ha celebrado en la Plaza de la Constitución con la presencia de varios miembros de la corporación municipal y el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull. Durante el acto se ha leído un manifiesto en el que se ha hecho “un llamamiento a la sociedad ceutí con motivo de sensibilizar y unirnos desde la diversidad para conmemorar este día en todos los actos de nuestra vida diaria”.

El texto ha recordado que “en nuestro entorno más cercano, las mujeres seguimos enfrentándonos a multitud de barreras, ya que seguimos teniendo un índice de paro muy superior al de los hombres, seguimos teniendo una mayor precariedad en el empleo, una menor presencia en puestos de responsabilidad, la brecha salarial persiste año tras año y la conciliación de la vida laboral, personal y familiar es un reto todavía pendiente”.

acto institucional2017 ha comenzado con la peor cifra de mujeres muertas por violencia machista desde el 2009. “Por ello se hace necesario el compromiso de toda la ciudadanía para sentar las bases que propicien una igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres real”. En el manifiesto se ha pedido la implicación de los padres “para fomentar valores igualitarios y de cooperación responsable y conjunta entre todos los hijos e hijas”, así como el compromiso de los centros educativos por fomentar “una educación en contenidos y valores de respeto, tolerancia e igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres”. También consideran fundamental “el compromiso del entorno laboral y las empresas, que han de facilitar el acceso y permanencia de los hombres y mujeres a los distintos puestos de trabajo en condiciones de igualdad; y el compromiso de las instituciones y administraciones públicas, cuya obligación es la de remover los obstáculos que hoy persisten para una participación igualitaria de la mujer en todos los ámbitos.

Y es que “solo aunando esfuerzos entre toda la ciudadanía, hombres y mujeres, alcanzaremos la tan esperada igualdad real de derechos”. El manifiesto ha terminado abogando por “actuar y por ello hoy, todos y todas alzamos nuestra voz por la igualdad”.

 

Galardonadas desde 1996

Hace años, el Centro Asesor de la Mujer de Ceuta se planteó un proyecto novedoso que diera respuesta a una inquietud largamente meditada para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Así surgió el Premio a la Mujer Ceutí del Año, con la intención de distinguir, reforzar e incentivar la labor desarrollada por las mujeres ceutíes en el área educativa, sanitaria, cultural, social, deportiva, empresarial, artística, de investigación, etc.... Y todo ello, con el lema: “porque ninguna labor importante quede en silencio”

Se hizo necesario elegir un nombre para el Premio y éste fue el de Doña María de Eza, primera Gobernadora en la Plaza de Ceuta en el siglo XVI, entre las fechas de febrero de 1548 y julio de 1549, por tanto, mujer singular en aquella época y pionera en los avances de ésta.

La primera de las mujeres galardonadas con este premio fue Carmen Isardas  que en 1996 recogió el María de Eza como presidenta de la Asociación de Amas de Casa de Ceuta.

Al año siguiente la ciudad decidió reconocer a Teresa Roa, fundadora, precursora e impulsora de la Asociación de Mujeres Mastectomizadas.

En 1998 la voluntaria más veterana de Cruz Roja, Gertrudis Rodino, recibió el premio por su gran labor en la promoción de la donación de órganos entre los ceutíes.

Ya en 1999 Ana María Sevillano se llevó el reconocimiento de toda la ciudad por su gran impulso a la asociación de Mujeres Mastectomizadas.

Un año después, por su entrega y dedicación hacia los más desfavorecidos en la Cruz Blanca, Concepción Baena se convierte en la Ceutí del 2000.

En 2001, la compañera Beatriz Palomo, fue reconocida por su amplia y reconocida labor periodística.

Al año siguiente, la que fuera consejera de Economía y Hacienda Susana Román, recibió el Eza por su dedicación a la práctica deportiva de alta competición.

En 2003 Mari Carmen Cerdeira es reconocida por su trayectoria en la política, su entrega y dedicación.

Al año siguiente, el María de Eza tiene una doble vertiente. Por un lado, recae en la persona de Isabel Valriberas, decana del Ilustre Colegio de Abogados, y por otro en María Teresa Alascio, una mención honorífica a título póstumo por sus méritos, su labor profesional y humana.

En 2005, el premio recae de nuevo en dos personas. Carmen Fernández por su amplia trayectoria en la Enseñanza, y a Soraya Mohamed una mención honorífica por su gran labor en el campo de la Ginecología.

Ya en 2006, la Ciudad decide galardonar a África Martínez destacando su iniciativa, dedicación al trabajo y popularidad.

En 2007 la que fuera consejera de Educación hasta hace unos días, Rabea Mohamed, es reconocida por su labor al frente de la asociación de Mujeres Vecinales.

Un año después Francisca Ramírez recibirá el premio por su trayectoria en el ámbito sanitario como matrona y por su especial dedicación en el ámbito de la mujer.

En 2009 y 2010 fueron galardonadas María Antonia Palomo y Carmen Mosquera respectivamente. La primera por su relevancia en la vida social y pública, y la segunda por su trayectoria en el ámbito de la Educación y su dedicación al estudio e investigación de la historia local.

Ya en el 2011 a María Rodríguez se le significará por sus años dedicados a la labor sindical y su trabajo en favor de los más necesitados.

Será en 2012 cuando se premie a la mujer más joven , Lorena Miranda recibe el María de Eza por su trayectoria en el deporte, tanto a nivel nacional como internacional.

Hace cinco años a la doctora Manuela Gómez se le reconoce su trabajo al frente del Colegio de Médicos.

En 2014 la popular Lali Orozco era galardonada por su presencia habitual en la vida social de Ceuta. Ya en 2015 la escultora ceutí Elena Laverón era reconocida con el Eza.

El año pasado la matrona Nona Alguacil recibía el premio por ser la personas que ha traído al mundo a más ceutíes.

 

¿Quién era María de Eza?

Gobernadora de Ceuta (1548-1549) María de Eza, nació a comienzos del siglo XVI. Era hija de Fernando de Miranda y de Catalina de Eza o de Azevedo. Fue heredera de los bienes paternos por la muerte de su hermano, casándose con Alfonso de Noroña, que en 1538 fue nombrado para el gobierno de la Plaza de Ceuta, como III Marqués de Villa Real.

En 1548 sale de Ceuta Alfonso para detentar el Virreinato de la India, dejando a su esposa como Capitana y Gobernadora de la ciudad. El hecho es insólito, pero probado como demuestran los documentos existentes y fechados entre febrero de 1548 y julio de 1549, algunos del propio Monarca Juan III. Independientemente del increíble hecho de que una mujer detentara la máxima autoridad en una ciudad o plaza, en el contexto histórico del s. XVI, hay que reseñar que durante su mandato realizó las tareas inherentes al cargo de Gobernadora de Ceuta, supervisando igualmente las relaciones con el Reino de Marruecos, como de hecho queda constancia en las cartas publicadas en las Fuentes inéditas para la Historia de Marruecos.

Debido a los problemas legales y así como por la relación de singular dama con el resto de las autoridades de la plaza y, más concretamente con los militares, María de Eza hubo de gobernar «en nombre de su esposo», lo cual, presumiblemente, atenuaría el hecho de que el resto de las autoridades masculinas de la ciudad hubieran de rendir pleitesía a una mujer. Si bien es cierto que la vida de esta mujer no es casi en todo desconocida, entre otras razones por la falta de fuentes anteriores al reinado de Felipe II de Castilla –I de Portugal- no lo es menos que, todo lo que ha podido averiguarse, nos habla de una persona singular, pues no se conoce otro caso de una mujer que estuviera al mando de una ciudad portuguesa.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.ceutaactualidad.com/articulo/sociedad/hilda-castro-luchadora-incansable-cancer-mama/20170308132010038493.html


© 2020 Ceuta Actualidad