Barriada

Pese a gastar más de 3,5 millones anuales en su mantenimiento

La Ciudad no quiere saber nada del problema de la FPAV con la Inspección de Trabajo

El consejero de Gobernación, Jacob Hachuel, y el presidente de la FPAV, Juan Moreno, en el momento de la firma del convenio de 97.000 euros (C.A.)
photo_camera El consejero de Gobernación, Jacob Hachuel, y el presidente de la FPAV, Juan Moreno, en el momento de la firma del convenio de 97.000 euros (C.A.)

La Ciudad se ha desmarcado totalmente de todo lo concerniente al problema suscitado con el resultado arrojado por las inspecciones de trabajo en el seno de la plantilla de la Federación Provincial de Vecinos de Ceuta (FPAV), un colectivo que cuenta con dos ayudas públicas para su funcionamiento. 3.400.000 euros destinados a las Brigadas Verdes y 97.000 euros para actividades propias..

El pasado 24 de marzo, Ceuta Actualidad adelantó la noticia de la existencia de un informe "demoledor” elaborado por la Inspección de Trabajo sobre la gestión del personal ejecutivo y administrativo, la que considera “caótica” e incontrolada, de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Ceuta (FPAV) y, por ende, de las Brigadas Verdes, que pertenecen a la misma.

En el mismo, los inspectores de trabajo solicitaron de oficio la anulación del alta del Jefe de Administración en la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Ceuta desde el día 12 de julio de 2017 al no haber quedado acreditada su prestación de servicios en dicha entidad.

En el informe también se constata la existencia de numerosas situaciones fueras de control en lo que se refiere a ausencias, cometidos, ubicaciones y otros de los trabajadores.

Ante la dependencia económica para su funcionamiento de la Ciudad, que emplea casi tres millones y medio de euros del erario público para su mantenimiento, Ceuta Actualidad ha querido conocer la opinión de la Asamblea al respecto.

En este sentido, desde el gabinete de prensa de la Asamblea se ha manifestado que “en este caso, la Ciudad no tiene competencias, puesto que aunque existe un convenio, los trabajadores están por cuenta de la FPAV y no de la Ciudad”.

Con semejante respuesta, el Gobierno se desmarca totalmente del problema suscitado en el seno del colectivo vecinal. Tanto es así que no se pronuncia sobre si se va a tomar alguna medida con respecto a las subvenciones que percibe el colectivo.

 

Comentarios