Crisis del coronavirus

Crisis del coronavirus

Vecinos de La Libertad: "Queremos recuperar nuestra tranquilidad"

Vigilantes de Eulen, junto a una patrulla de la Policía Local, en el pabellón La Libertad (J. CHELLARAM)
photo_camera La Policía debe acudir a diario al pabellón de La Libertad (C.A.)

Los vecinos de Varela llevan un mes y medio aguantando las fiestas, las peleas y continuos altercados que se producen en el polideportivo de la barriada donde conviven de manera provisional casi 200 marroquíes.

Los vecinos de Varela ya no aguantan más y exigen a las autoridades una solución urgente e inmediata a la "insostenible" situación que viven a diario desde mediados de marzo.

El albergue provisional en el que se ha convertido el polideportivo de La Libertad desde que se decretó el estado de alarma está enturbiando la tranquilidad que siempre ha reinado en esta barriada de la ciudad.

El pabellón acoge desde que Marruecos decidió cerrar la frontera a casi 200 marroquíes entre migrantes irregulares y transfronterizos.

Al principio fue un acto caritativo por parte de la Ciudad pero se ha convertido en una auténtica pesadilla para las personas que viven en esa zona. "Esto no se puede soportar, deben llevarse a esas personas a otro sitio donde no molesten a la ciudadanía", "no hay derecho que llevemos más de un mes aguantando ese ruido, cuando no son fiestas son peleas", "queremos recuperar la tranquilidad que siempre ha tenido esta barriada", "nos da pena la situación de esas personas pero no respetan nada"... es lo que opinan algunos de los vecinos. 

Ayer, cansados de que no se ponga fin a este problema, los afectados organizaron una cacerolada al mediodía para protestar. 

La Policía acude casi a diario al pabellón para poner fin a altercados iniciados entre los acogidos. Las instalaciones que se acondicionaron para acoger a estas personas están muy dañadas desde que el polideportivo se ha convertido en un albergue.

La Ciudad ha trasladado este problema, en reiteradas ocasiones, a la Delegación del Gobierno y al Gobierno central. El Ejecutivo considera que al ser un tema migratorio las competencias son del Estado y éste debe hacerse cargo del asunto. Sin embargo, de momento la situación sigue igual, incluso peor. Por este motivo, el Gobierno de Vivas ya trabaja en trasladar a estas personas a otro lugar. 

Comentarios