Cultura

El 'Otelo' de 'Zarigüeya Teatro' deja el drama para entrar en la comedia

Zarigüeya Teatro Guillermo Ríos
photo_camera El ceutí Guillermo Ríos, actor y director de Zarigüeya Teatro, junto a Jean Zambrano.

La compañía del ceutí Guillermo Ríos estrena mañana, en el teatro auditorio del Revellín, su adaptación del Otelo de Shakespeare. Una obra que pretende "no dejar indiferente" y "sacar una sonrisa".

‘Otelo’, de 'Zarigüeya Teatro', se pondrá en escena mañana a partir de las 21:00 horas, en el auditorio del Revellín. La compañía granadina fue fundada a finales de 2016 por Jean Zambrano y el artista ceutí Guillermo Ríos que presentará la “gran historia de los celos”. La envidia de uno de los personajes, Yago, le llevará a hacer todo lo posible para arrebatar a Otelo todo lo que tiene, incluido su bien más preciado: su amor por Desdémona.

Pero la obra que se podrá ver sobre las tablas del Revellín “no es el Otelo de Shakespeare, aunque nace de ese Otelo” asegura el artista ceutí Guillermo Ríos. Dejando de lado la tragedia, el Otelo de Ríos se centra en dos temas principales: el racismo y el machismo. “Otelo es una obra que, históricamente, ha sido tratada de una forma muy racista, porque el personaje principal es negro y normalmente, el personaje ha estado interpretado por un actor blanco, pintado de negro”.

Tuvieron que transcurrir dos siglos para que el personaje estuviera interpretado por un actor negro. “Para nosotros, ese tema era muy importante porque, siglos después, sigue vigente” afirma Guillermo Ríos. El cuanto al machismo, “el crimen que comete Otelo, por celos, y un simple pañuelo que le hacen creer que estaba en las manos equivocadas, Otelo mata a Desdémona”. Estos dos temas a Zambrano y Ríos les pareció que era lo que debía reflejar su Otelo, por su carga de “actualidad”.

Zarigüeya Teatro
Yago, Otelo y Desdémona, de Zarigüeya Teatro, nos contarán una historia "con licencias".

“Nos propusimos abordar ambos temas con comedia, sin dejar de lado la crítica” porque 'Zarigüeya Teatro' se dedica al teatro del absurdo y marcado por los grandes, como Ionesco o Beckett, abordan sus trabajos desde el prisma de la comedia “para lanzar nuestro mensaje al público”.

Trasformar una tragedia en comedia conlleva un gran trabajo de adaptación. “He escrito un texto nuevo, que cuenta la historia de Otelo pero con un lenguaje actual, porque nos interesaba más usar nuestro lenguaje”. Otro de los cambios que podrá apreciar el espectador es que el número de personajes es más reducido, pasando de la treintena a los nueve con los que cuenta la obra de ‘Zarigüeya Teatro', entre los que se encuentra un personaje nuevo. “Nos hemos tomado nuestras propias licencias”.

Otelo de 'Zarigüeya Teatro'
Cartel de Otelo de 'Zarigüeya Teatro'.

Un universo que convive muy bien con el de Shakespeare “porque no se pierde el mensaje original pero que nosotros contamos a nuestra manera".

Para la compañía 'Zarigüeya Teatro' es importante que el público que asista a su espectáculo sepa que “si vienes, nuestra puesta en escena no te va a dejar indiferente y que” durante la hora y quince minutos que dura la obra “podrán olvidarse de los problemas y sonreír, que nos hace mucha falta” concluye Guillermo Ríos

Guillermo Ríos: Actor, director y artista del proyecto MUS-E

Zarigüeya Teatro Guillermo Ríos
Zarigüeya Teatro tuvo que reinventarse durante los meses de pandemia hasta volver de nuevo a las tablas.

Guillermo Ríos no sólo centra sus esfuerzos en su compañía de teatro. También es 'artitsta MUS-E'.

“Entré a formar parte del proyecto MUS-E en el curso 2019 – 2020. Mi trabajo, en ese primer año en el programa acabó en febrero”, asegura Guillermo Ríos. Como ceutí, afincado en Granada, durante ese primer año dentro del programa MUS-E, era un constante ir a venir entre Granada y Ceuta, tanto por motivos familiares como profesionales, para impartir su ‘clase MUS-E’.

“Termino y me vuelvo a Granada a seguir con mi compañía de teatro y seguir trabajando y un mes después, estalla todo”. Guillermo y millones de personas en el mundo se encontraron con la incertidumbre del “¿y ahora qué va a pasar?” con una pandemia mundial por delante que había que gestionar. La cuestión que se planteaba Guillermo Ríos era “si el presupuesto del programa se iba a mantener y los contratos se iban a renovar” pero el proyecto siguió con “normalidad”. Pero esa normalidad, no fue tal y como Guillermo se la había imaginado.

Guillermo Ríos
Guillermo Ríos busca siempre arrancar una sonrisa, incluso en las fotografías que publica en sus redes sociales.

Una vez renovados los contratos, “se nos plantea que el trabajo va a ser online”, al no poder acudir de forma presencial a los centros escolares. “Empezamos a trabajar por videollamada, los artistas desde casa y los alumnos nos verían a través de su pizarra digital”, una solución para Guillermo que era ideal “en un principio” ya que implicaba poder seguir trabajando a pesar de las restricciones. Pero ese ‘ideal’ sólo fue momentáneo.

Conforme fue avanzado el curso “cambié de opinión” asegura el actor y director de Zarigüeya Teatro. “Desearía no haber tenido que dar esas clases online, pero no fue posible”. Guillermo Ríos cuenta que el teatro y cualquier arte escénica “necesita estar ahí, presente” y las mascarillas tampoco ayudaban. “Yo estaba en casa sin mascarilla pero los niños, en clase, la llevaban puesta lo que me impedía verles la cara y no podía verles bien, porque en muchas ocasiones, los medios tecnológicos de los centros escolares no son lo mejores” fueron unos impedimentos difíciles de solventar para los artistas MUS-E.

“Para mí fue un reto. Nadie tiene un manual de como abordar un trabajo online artístico”

El artista ceutí trabaja mucho con la palabra y la expresión corporal por lo que le fue muy difícil valorar los trabajos que proponían los chavales. “Para mí fue un reto. Nadie tiene un manual de como abordar un trabajo online artístico”. Pese a las dificultades, Guillermo se siente satisfecho. “Creo que salió un trabajo bastante óptimo” que se refleja en la apuesta que han mantenido los centros por el programa.

La reinvención ha formado parte del paso de Guillermo Ríos en el MUS-E de pandemia. “Todas las semanas, adaptaba ejercicios que los había diseñado de otra forma” con la intención de que los chicos y chicas no se desmotivaran y su ‘hora MUS-E’ siguiera siendo de la mejores de la semana. El actor y director de Zarigüeya Teatro se queda con “lo bueno” de esa experiencia y ahora cuenta con “unas herramientas” que antes no tenía y que le permitirán seguir afrontando retos complejos.

Comentarios