Frontera

Los transfronterizos piden un trato especial para renovar su documentación en Ceuta

trans okk
photo_camera El colectivo de transfronterizos este lunes. (C.A)

Se niegan a cruzar ante el miedo de esperar meses para regresar. Aunque argumentan que han intentado marcharse y Marruecos los devuelve, Delegación recuerda que ya pueden pasar al país vecino, incluso, aunque el pasaporte no esté en vigor.

“Que se aclaren y no nos líen más”, manifestaba con indignación el colectivo de transfronterizos este lunes durante su semanal concentración en la plaza de los Reyes, donde irrumpían al grito de “¡No es tarjeta, es condena!”, en alusión al visado especial que deberán presentar a partir del día 31 para poder acceder a Ceuta, en caso de que no dispongan de la Tarjeta de Identidad de Extranjero (TIE) en vigor.

O bien la indignación que arrastran, o una falta de comprensibilidad del protocolo establecido y acordado por España y Marruecos hasta el 15 de junio, les ha llevado a manifestar que padecen o se enfrentan a una situación que, en parte, dista de la realidad.

“Cada día cambian los requisitos”, expresaban en alusión a la tramitación del visado especial que deben gestionar en el Consulado de Tetuán y que este lunes abre el proceso de cita previa. En realidad, el único cambio a este respecto fue el anunciado el sábado que les exime del pago de tasas, unos 80 euros.

No obstante, el foco de su protesta se centra ahora en la documentación requerida para poder regresar a Ceuta a partir del 31 de mayo- fecha en la que se inicia la segunda fase de esta etapa que permitirá cruzar desde Marruecos a todo el colectivo-. La mayoría que decidió quedarse en Ceuta tiene el pasaporte caducado, según han informado, y para ello deben cruzar al país vecino- opción con la que ya cuentan, recuerdan desde Delegación-, para poder renovarlo. Sin embargo, se niegan. O eso parece. Alegan que han intentado cruzar, pero han sido devueltos. Un hecho, que la propia institución de la plaza de los Reyes considera improbable ya que se les ha habilitado estas dos semanas para que puedan regresar a Marruecos y así poner toda su documentación en vigor.

El otro argumento que esgrimen para, en esta ocasión, negarse a regresar versa, según los propios transfronterizos, en los dilatados plazos para poder renovar el pasaporte en Marruecos. “Al menos dos o tres meses”, han señalado. Con ello, y ante el miedo de perder sus puestos de trabajo, las exigencias del colectivo se centran en contar con un trato especial, es decir, que los trámites burocráticos para la renovación del pasaporte pueden cursarlos desde Ceuta.

Ante este mar de dudas y vacíos legales que plantean, la delegada Mateos mantendrá un encuentro con todos ellos esta semana para explicarles cómo se va a proceder a partir del próximo lunes, y resolverles todas sus dudas.

Comentarios