Inmigración

El ministro Escrivá alaba la solidaridad con Ucrania y pide la misma con Ceuta

escriva 1 portada
photo_camera El ministro Escrivá en Ceuta (ARCHIVO)
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones también se ha referido a las relaciones "engrasadas" con Marruecos. 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, elogia la respuesta de España con el pueblo ucraniano en la acogida de refugiados y reclama esa misma solidaridad a las comunidades autónomas con Canarias y Ceuta, que tutelan a miles de menores no acompañados y no reciben apoyo.

"Si en Europa España está defendiendo un binomio de responsabilidad y solidaridad, ese binomio lo tenemos que trasladar también internamente", afirma en una entrevista con EFE, en la que analiza la gestión de la llegadas de desplazados ucranianos, las consecuencias en los flujos migratorios de las nuevas relaciones entre España y Marruecos y la acogida de la infancia migrante.

El ministro reconoce que el éxodo ucraniano ha puesto a prueba el sistema de acogida y asilo estatal y se encuentra ante un importante "reto", con los alrededor de 120.000 ucranianos que calcula el Gobierno que ya hay en España.

"Faltaba consenso a nivel europeo y esta vez ha habido consenso. España siempre está entre los países que lideran que Europa tenga un marco de asilo y de migraciones lo más generoso posible y con la mayor implicación en términos de solidaridad", considera.

Un apoyo que echa en falta en la actuación de las comunidades para que haya un reparto solidario de los casi 3.000 menores extranjeros no acompañados que tutela el Gobierno canario o los más de 300 que acoge Ceuta, ya que las autonomías son las competentes.

RELACIONES "ENGRASADAS" CON MARRUECOS

Al margen de la gestión de los flujos de refugiados ucranianos, Escrivá se muestra optimista al analizar el impacto de la nueva etapa de las relaciones entre España y Marruecos, convencido de que unas relaciones "engrasadas" y con "mucha lealtad" son clave para Canarias, el sur de la península y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Destaca en este contexto la importancia de que se hayan retomado las devoluciones de los marroquíes que llegan irregularmente a las costas españolas, prácticamente paralizadas durante la pandemia.

"El retorno de los marroquíes que llegan a España ilegalmente creo que es un mecanismo muy eficaz sinceramente para desincentivar las llegadas", afirma.

No tiene información sobre un posible aumento de flujos desde Argelia. Las pateras, asume, "seguirán llegando" porque las mafias continuarán operando y porque los factores que empujan a miles de personas a dejar África no van a desaparecer.

Comentarios