Política

La Asamblea cierra, al fin, el calendario laboral en un pleno celebrado en ausencia de la ultraderecha

ZX1
photo_camera Un momento de la sesión plenaria celebrada este jueves (CEDIDA)

El pleno aprueba que San Antonio y Fin de Ramadán sean las dos fiestas locales. Los diputados corrigen la propuesta inicial que fijaba la fecha de la festividad musulmana el 2 de mayo. Finalmente, se celebrará el 3 de mayo.

Como estaba previsto, el pleno de la Asamblea ha aprobado este jueves que San Antonio y el Final de Ramadán sean las dos jornadas festivas locales que completen el calendario laboral de 2022. La controversia suscitada por Vox, que ha mostrado su absoluto rechazo a incluir en el calendario ninguna de las fiestas celebradas por los españoles musulmanes, ha viciado un debate que, finalmente, se ha cerrado en una sesión plenaria de la que los diputados de la formación de extrema derecha se han ausentado.

El debate ha puesto de manifiesto las diferencias entre los grupos de la oposición y el Gobierno, aunque expresadas lejos del clima de crispación que ha venido caracterizando la celebración de los últimos plenos de la Cámara.  

La propuesta de las dos festividades locales, emanada del acuerdo alcanzado en la Comisión de Hacienda y Economía, ha sido corregida a lo largo del debate después de que MDyC y Caballas solicitaran que el Fin del Ramadán pasara del 2 de mayo, día inicialmente establecido, al 3 de mayo para atender así las demandas de la comunidad musulmana y hacer coincidir la festividad con la fecha que la Ciudad de Melilla ha fijado para su celebración.

Pese a la ausencia de Vox, el calendario laboral ha seguido alimentando el debate político. Mientras el diputado del PSOE, Manuel Hernández, acusaba al PP de haber planteado una propuesta que dejaba fuera el Fin del Ramadán (los populares se abstuvieron en la votación de esta fecha en la Comisión de Hacienda), la parlamentaria de MDyC, Fátima Hamed, arremetía contra el Gobierno por haber propiciado un “espectáculo” en torno al calendario laboral y cargaba contra los propios socialistas a los que acusaba de aproximarse a la comunidad musulmana con intereses electoralistas.

La intervención de Hamed ha provocado la respuesta del presidente de la Ciudad, Juan Vivas, quien ha acusado a Hamed de utilizar sentimientos religiosos “para hacer política”.

Más conciliador se ha mostrado el único diputado de Caballas, Mohamed Alí, quien ha invitado a excluir del debate político las costumbres y tradiciones de las comunidades ceutíes. “Las fiestas de Ceuta son de todos –ha señalado Alí- Lo que hay que hacer es fomentar la participación de los ciudadanos en todas las celebraciones, lo que erradicaría cualquier tipo de discriminación o polémica”.

 

Calendario

La politización en torno a la aprobación del calendario laboral ha cargado de crispación un debate que en la mayoría de los territorios no deja de ser un mero trámite.

El Gobierno decidió el 24 de septiembre aprobar de manera separada el grueso del calendario laboral y las dos festividades que la Ciudad puede disponer como jornadas locales no laborables.  El presidente Vivas dictó un decreto, oído el Consejo de Gobierno, con el calendario correspondiente a 2022 a fin de que pudiera ser publicado en el Boletín Oficial del Estado antes del 30 de septiembre. Paralelamente, se convocó una Comisión Informativa de Hacienda a la que las formaciones políticas podrían presentar sus propuestas de días no laborables para cubrir las dos fechas reservadas a fiestas locales. La Comisión aprobó como fechas las de San Antonio (apoyada por todas las formaciones, excepto Vox, que no participó en la reunión) y la del Fin del Ramadán (que contó con el voto favorable de PSOE, MDyC y Caballas y la abstención del PP).

El Gobierno avaló su decisión de modificar el procedimiento para la aprobación del calendario, que hasta ahora había sido competencia de la Asamblea, con un informe de la Secretaría General de la Ciudad. Este cambio de procedimiento fue contestado por Vox, que ha amenazado con llevarlo a los tribunales y que ha escenificado su protesta con su ausencia de la sesión plenaria celebrada este jueves.

Así, el calendario laboral para 2022 establece como no laborables, además de San Antonio (13 de junio) y el Fin de Ramadán (3 de mayo), el día de Reyes (6 de enero), el Jueves Santo (14 de abril), la Pascua del Sacrificio (9 de julio), la Virgen de África (5 de agosto) y el Día de Ceuta (2 de septiembre). A estas fechas hay que añadir aquellas que tienen carácter festivo de manera obligatoria en todo el país: Año Nuevo (1 de enero), Viernes Santo (15 de abril), Asunción de la Virgen (15 de agosto), la Fiesta Nacional (12 de octubre), Todos los Santos (1 de noviembre), el Día de la Constitución (6 de diciembre) y la Inmaculada (8 de diciembre). Navidad caerá en domingo el año próximo.