Sábado. 22.09.2018 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

EL INCREMENTO DE LAS AYUDAS AL AVIÓN PUEDE NO BENEFICIAR AL BARCO

El dilema de las bonificaciones

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, junto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (CEDIDA)
El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, junto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (CEDIDA)

Fuentes de la negociación consideran que la mejora de las bonificaciones del transporte aéreo parece que ya cuenta con la disposición del Gobierno central.

El dilema de las bonificaciones

El incremento hasta el 75% de las bonificaciones al billete del pasaje de barco para residentes continúa en el aire.

El frente común impulsado por Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla para arrancar del Gobierno central el aumento de las bonificaciones al transporte se consagró a finales del pasado año con una cumbre celebrada en Palma. La idea del encuentro era la de mostrar públicamente la existencia de un interés común a todos los territorios extrapeninsulares. Pero, quizá, esa confluencia de intereses no sea tan consistente como pudiera parecer.

Helicoptero CUSTOMEl helicóptero de Hélity, en el helipuerto ceutí (C.A.)

Fuentes de la negociación consideran que la mejora de las bonificaciones del transporte aéreo parece que ya cuenta con la disposición del Gobierno central. El aumento de los fondos destinados a las ayudas a las líneas aéreas de pasajeros es particularmente celebrado donde el avión constituye el principal medio de comunicación con la Península: obviamente, Canarias y Baleares.

En este contexto negociador, Ceuta observa cómo este logro, en realidad residual para la ciudad, puede, paradójicamente, llegar a constituir un obstáculo para satisfacer su principal objetivo, esto es, la percepción de mayores subvenciones al transporte marítimo.

Alcanzada la pretensión de aumentar las ayudas para el avión –medida que satisfaría casi plenamente a canarios, baleares y melillenses, mucho más dependientes del transporte aéreo-, la insistencia en lograr idéntico trato para el barco podría suponer un gasto extra que, quizá, el Gobierno central no estaría dispuesto a sostener. La concesión exclusivamente a Ceuta y Melilla de este incremento en las subvenciones podría obtenerse siempre y cuando Baleares y Canarias no insistieran en sumarse al carro, lo que elevaría enormemente la factura para el erario público.

Mientras, los parlamentarios nacionales de Ceuta mantienen públicamente su “optimismo” ante la posibilidad de que ese incremento del 50% al 75% se haga finalmente efectivo. “Seguimos alimentando la esperanza de que todo llegue a buen fin”, confía el diputado al Congreso Juan Bravo.

 

El dilema de las bonificaciones
Comentarios