Puerto

LOS PRECIOS DEL SERVICIO MARÍTIMO

A vueltas con la intercambiabilidad

estacion maritima interior (15)
photo_camera Interior de la estación marítima de Ceuta/ A.S./ARCHIVO

La implantación este fin de semana durante 24 horas de la intercambiabilidad de los billetes entre las navieras, con el consiguiente incremento de precio, ha levantado las quejas de los usuarios. Esta nueva polémica no ha hecho sino poner en evidencia el descontento ancestral que en los residentes ceutíes genera un servicio de transporte que consideran insatisfactorio y caro.

“Yo llegué a Ceuta el sábado 1 de agosto. Viajábamos cinco personas en un coche, cuatro de ellas con bonificación por familia numerosa. Los pasajes nos costaron 294 euros”. Quien habla es Juan Carlos Jiménez, presidente de la Casa de Ceuta en Sevilla y uno de los damnificados por la aplicación de la intercambiabilidad de billetes entre navieras que las autoridades establecieron el pasado sábado. La medida se adoptó para evitar aglomeraciones en el puerto de Algeciras durante una de las jornadas que se han identificado como “críticas” en el marco de la operación Paso del Estrecho.

La imposición a las navieras del intercambio de billetes fue una medida excepcional que apenas se mantuvo en vigor durante 24 horas. Pese a ello, las quejas y las denuncias por unos precios que no pocos consideran abusivos no se han dejado de sucederse. Más allá del encarecimiento del precio de los pasajes que, en ocasiones, trae consigo la masificación de las zonas de pre-embarque del puerto de Algeciras, el verdadero efecto que ha ejercido la aplicación de la intercambiabilidad este fin de semana ha sido el de activar el descontento ancestral que en los residentes ceutíes genera un servicio de transporte que consideran insatisfactorio.

La subida eventual de los precios (37,93 euros para el billete simple sin descuento por residencia y 100,85 para el embarque de un vehículo, sin tasas) no es sino la constatación de que las tarifas, con o sin intercambiabilidad, resultan exageradamente elevadas si se toman en consideración la el servicio que prestan las navieras y la distancia del trayecto.

La Ciudad, los partidos políticos, las asociaciones empresariales, los sindicatos y los mismos usuarios llevan años poniendo la voz en el cielo y exigiendo que se adopten medidas para adecuar los precios del servicio a su verdadero valor. Una de las propuestas que permitiría, al menos, avanzar en esta línea es la que defiende el portavoz de la asociación de consumidores Adicae, Narcos Colmenar.

El representante de la entidad considera que la mejora de los servicios de transporte de viajeros en el Estrecho pasaría, antes que por la creación de una naviera pública, tal y como ha sugerido algún partido político, por la optimización del contrato para la línea de interés público que explota Baleària hasta el 31 de diciembre del próximo año. Según el portavoz de Adicae, la financiación con dinero público del servicio debería permitir un abaratamiento en las cuatro rotaciones diarias a las que obliga el contrato.

“Si en estas rotaciones el billete tuviera un precio, tanto para residentes como para no residentes, de entre 5 y 7 euros, diríamos que el contrato es un buen contrato –argumenta Colmenar- Pero, a veces, nos da la sensación de que el convenio se suscribió más por cuestiones de imagen que por otra cosa”. La asociación estima que en estas condiciones las tarifas constituirían un acicate para atraer visitantes y, por consiguiente, un beneficio económico para el turismo y el comercio locales.

 

El Gobierno de la Ciudad pide paciencia

Mientras, el Gobierno de la Ciudad solicita paciencia. “Pido paciencia a los ciudadanos durante un periodo de tiempo, el que duren las conversaciones con las navieras y con los puertos de Ceuta y Algeciras para que el enlace marítimo deje de ser un problema y empiece a ser una solución para Ceuta”, ha declarado el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno, Jacob Hachuel, quien ha anunciado que pasado el verano el Gobierno se reunirá con las autoridades competentes y las partes implicadas para evitar que en la OPE 2016 vuelva a repetirse lo que está ocurriendo este año.

De momento, los ceutíes no han de temer que las autoridades vuelvan a imponer la intercambiabilidad durante la fase de retorno de la operación Paso. El capitán marítimo de Ceuta, Jesús Fernández Lera, confirma que tan sólo una situación excepcional, que no se espera, obligaría a tomar tal decisión. “Si todo transcurre dentro de la normalidad, no habría por qué hacer algo así”, explica.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad