Sanidad

Los requisitos que pedía la Ciudad han disuadido a las clínicas privadas de continuar con un cribado muy necesario

Casi medio año sin las exploraciones mamarias de Sanidad para la detección precoz del cáncer

acmuma 2
photo_camera Miembros de Acmuma, en una de sus actividades para la concienciación ciudadana (C.A./ARCHIVO)

El servicio ha vuelto ahora a ser licitado recientemente por lo que hasta al menos noviembre no funcionará el programa de la Ciudad  mientras se dan casos de diagnósticos de cáncer de mama en un estadio más avanzado. Estos valoraciones ha caído un 11% con respecto a etapas anteriores.  

La pandemia ha tenido y tiene unos efectos colaterales en otras patologías por lo que, entre otros, enfermos de cáncer o crónicos se han visto grave o muy gravemente afectados. En el caso de los tumores, el diagnóstico temprano con los avances tecnológicos es determinante. 

Los chequeos periódicos se han pospuesto por el coronavirus y, por este motivo, hay personas que han sido diagnosticadas en un estadio más avanzado, con lo cual los tratamientos a seguir han sido mucho más agresivos, como ha reconocido la oncóloga del hospital, Hanan Ahmed, en la televisión pública de Ceuta, hasta un 11% menos con relación a otras etapas.  

También por culpa del problema con el que se han encontrado muchas mujeres ceutíes en los últimos meses: el retraso en la adjudicación del contrato por parte de la Ciudad para la realización de exploraciones mamarias dentro del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama de la Consejería de Sanidad cofinanciado por el Ingesa. Este lleva alrededor de medio año parado. 

El cribado del cáncer de mama se acaba de licitar de nuevo estos días y las clínicas tienen que presentar sus ofertas hasta el 26 de octubre mientras siguen siendo "muchas las mujeres que esperan hacerse la prueba porque llaman a la asociación", según ha asegurado la presidenta de ACMUMA (Asociación Ceutí de Mujeres Mastectomizadas). 

Según la licitación del programa, la estimación del número de mamografías a realizar en 12 meses dependerá de la población total femenina comprendida entre 45 a 69 años de edad, siendo de 11.845 mujeres (datos I.N.E a 01/01/2019).

El requisito de que la prueba se realice en presencia de un técnico especialista en Radiodiagnóstico, con experiencia contrastada en la práctica de la exploración mamográficas, parece haber disuadido a las clínicas, como la Septem, que cuenta con unos buenos equipos, de optar a la licitación por el coste que supone afrontar ese gasto de personal frente a un presupuesto base de licitación de 39.000 euros para un año. 

El Ingesa tiene anualmente entre 40 y 50 pacientes por cáncer de mama y según la doctora "la ausencia de cribado" ha supuesto detectar enfermos en un estadio "un poco más avanzado, según Hanan Ahmed, que reconoce la pandemia y no solo la falta de cribado ha afectado a que las estadísticas sean peores.  

 

 

 

 

 

 

  

 

 

Comentarios