Sanidad

La paralización de la TNR-CES deja sin la vacuna antirrábica a 5.000 gatos callejeros

gatos retocada
photo_camera Gatos sin identificación ni control en la zona próxima a la explanada del Chorrillo. (CEDIDA)

De ellos, 4.500 que pertenecen a colonias no autorizadas por la administración son susceptibles de sacrificio tal y como refleja el decreto publicado por Sanidad el pasado martes

La aparición del caso de rabia en un perro la pasada semana, y el consecuente decreto de Sanidad que establece diferentes medidas preventivas para evitar su propagación, ha puesto el grito en el cielo entre diferentes asociaciones animalistas, que ven en esta medida una consecuencia de lo que tildan como “ineficacia de la Administración”.

Dicho documento prescribe que "si no aparece el dueño o el animal está sin identificar, se sacrificará" por parte de "un veterinario autorizado y por los métodos legalmente recogidos". No obstante, prevé que "se podrá valorar la posibilidad de mantener en observación a estos animales durante un periodo de 6 meses, garantizando su aislamiento" y que, "en caso de que desarrollen síntomas, se sacrificarán bajo condiciones higiénicas y se procederá a su análisis".

La asociación gatuna AGREVICE señala que Ceuta cuenta con unos 6.000 gatos callejeros y que tan solo el 25% pertenece a colonias autorizadas por la Ciudad, es decir, de ellos, 4.500 son susceptibles de que se les aplique el decreto de Sanidad y, por tanto, de ser sacrificado. Un hecho, este último, que va a estar constantemente vigilado por los animalistas, quienes dicen que “no van a permitir el sacrificio de animales en condiciones óptimas de salud”. No obstante, desde la Consejería remarcan que dichos sacrificios serán puntuales, siempre y cuando se haya procedido a un aislamiento previo y los técnicos determinen que esa es la única opción viable. Así, el consejero del área, Alberto Gaitán, incidía en la jornada de ayer, que "no se va a sacrificar a ningún a animal sano".

No obstante, el presidente de AGREVICE, Eduardo Sánchez, se lamenta que la campaña TNR-CES se encuentre paralizada desde el pasado abril, “cuando no debería parar en todo el año”. El problema aquí se asienta en el objetivo que se busca a través de la misma: esterilización, chip, pipeta y vacuna antirrábica. Sin información oficial de Sanidad tras ser preguntada por este medio, la última campaña sobre la que se tiene constancia atendió a unos 400 gatos, lo cuál, se traduciría en unos 5.600 que quedarían sin esterilizar y, por tanto, sin estar protegidos ante la rabia, según las cifras que barajan los animalistas.

Apelan, con ello, a la necesidad inminente de establecer una campaña permanente de Captura, Esterilización y Suelta (CES) de todos los gatos que viven en las calles. El problema de todo ello, exponen desde la asociación, radica en el bajo presupuesto con el que se licita el contrato, “al final a las veterinarias no les interesa”, con la consiguiente consecuencia de que queda desierto, “y, mientras tanto, la superpoblación de gatos aumenta sin ningún control por parte de las autoridades competentes”.

Todo ello fue remitido a Sanidad a través de un escrito, sobre el que dicen que no han obtenido respuesta. En el mismo, también alertaban de las zonas conocidas con perros sin vacunar, así como de los criaderos clandestinos, sobre los que demandan un control. A ello, se refería hace unos días la técnico del Servicio Animal de la Ciudad, Begoña Rodero, que ha disertado sobre el reciente caso de rabia en un medio especializado sobre veterinaria. En el mismo, hacía referencia a la raza del perro afectado, un Malinois que, según Rodero, se cría “indiscriminadamente” en Ceuta y, además, se hace de forma clandestina. La ausencia de control sobre estos animales se posiciona como una de las hipótesis que parecen apuntar al origen del perro.

La propia Rodero ha destacado que en toda su trayectoria profesional es el primer caso de estas características al que se enfrenta. “Por eso hemos hecho saltar las alarmas”. En alusión a que en ocasiones previas siempre había sido importado de Marruecos.

Comentarios