Seguridad

el ministerio anuncia la adopción de "medidas adicionales"

El Gobierno renuncia a decretar el nivel 5 de alerta antiterrorista

mesa valoración amenaza terrorista
photo_camera Reunión de la mesa de valoración de la amenaza terrorista celebrada esta mañana (MINISTERIO DEL INTERIOR)

El Gobierno mantendrá el nivel de alerta 4 antiterrorista "reforzado" con la adopción de "medidas adicionales", según ha anunciado el Ministerio del Interior esta mañana.

El Gobierno no elevará el nivel de alerta antiterrorista. Así lo ha decidido esta mañana la mesa de valoración de la amenaza terrorista, reunida para evaluar el estado de la seguridad en el país tras los atentados en Cataluña.

Las autoridades renuncian a elevar el nivel hasta la alerta 5, la máxima prevista, lo que habría significado sacar al ejército a las calles y plantear la posibilidad de establecer restricciones aéreas.  Con todo, el Ministerio del Interior ha anunciado que se adoptarán “medidas adicionales” para reforzar el estado de alerta 4 todavía vigente.

Las medidas a las que ha aludido el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido son el refuerzo de los dispositivos de seguridad en lugares o eventos de afluencia masiva de personas y con especial énfasis en zonas turísticas y la intensificación de la prevención en potenciales objetivos de ataques terroristas. Además, se aportarán más medios a los dispositivos de reacción frente a atentados, al tiempo que se insta a estrechar la colaboración con las policías locales.

El nivel 4 de alerta antiterrorista, que indica un riesgo alto de ser víctima de un atentado, fue activado el 26 de junio de 2015 por el Ministerio del Interior, justo después de los atentados de Francia, Túnez, Kuwait y Somalia.

El Ministerio del Interior tiene previstos cinco niveles de alerta en su Plan de Prevención y Protección Antiterrorista. El nivel 4 implica un riesgo de atentado "alto" y se concreta en un catálogo de medidas de seguridad. Básicamente son éstas:

  1. Las Fuerzas de Seguridad del Estado elevan la presión sobre personas sospechosas de terrorismo. En la práctica, conlleva la movilización total de los agentes de la lucha antiterrorista, que extreman las tareas de vigilancia e información sobre personas de riesgo.
  2. Protección de centros sensibles. Incluye los centros estratégicos, como puedan ser centrales nucleares, y centros de transporte, como estaciones de tren o aeropuertos. Estas tareas corresponden al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil. No obstante, en los últimos meses el Ministerio del Interior ha pedido la colaboración de las compañías de seguridad privadas ante el riesgo de atentados.
  3. Mayor vigilancia callejera. Supone incrementar la presencia de agentes de los dos cuerpos de seguridad en las calles. Implica la movilización de numerosos efectivos, con la consecuente reducción de periodos de libranza y vacacionales.
  4. Advertencia a las Fuerzas Armadas. Aunque las principales tareas corresponden a la Policía y a la Guardia Civil, el Ejército también recibe la comunicación del nivel de alerta para que incremente el nivel de protección sobre sus instalaciones. Además, en el caso de que los agentes de las Fuerzas de Seguridad tuviesen problemas para cubrir todos sus objetivos, los militares tendrían que colaborar en estas tareas.

Comentarios