Sucesos/Tribunales

RESCATE DEL ATLETA

Claudio Alarcón, ya en Ouarzazate: "El desierto, esta vez, me ha derrotado pero volveré"

claudio
photo_camera Claudio, aún exhausto, ya está en un hotel de Ouarzazate/C.A.

Tranquilidad tras las horas de angustia e incertidumbre donde deambuló durante cinco kilómetros sin agua y desorientado.

Salvó la vida gracias a la intervención de un corredor norteamericano que le activó la baliza de emergencia para ser localizado.

"Ya descanso en un hotel de Ouarzazate, después de pasar la noche en el hospital del campamento, sigo con un poco de fiebre y algo deshidratado, los doctores me mandaron reposo y beber. Es el momento de dar las gracias y los perdones...", explica para ceutaactualidad.com.

El deportista da "gracias a todos los que os habéis volcado conmigo, gracias a todos por seguirme y preocuparos por mí gracias de corazón".

 

"Perdón a todos los que os he tenido en un sin vivir en este largo día, la culpa solo mía una mala estrategia de carrera no se puede estar cinco kilómetros sin agua a 45 grados. Mi afán de terminar me jugo una mala pasada y tenía que haber apretado la baliza de sos antes no cuando ya estaba en el suelo tirado, gracias a Alison de USA que no lo pensó y activo mi baliza tal vez me haya salvado la vida.Por ultimo gracias a la organización, y en especial a la haima 15 y a Ismael Dris Mohamed por estar en todo momento a mi lado. Volveré y te ganaré la partida Marathon des Sables, una forma de entender la vida", explica aún exhausto.

Claudio Alarcón Biondi había cubierto la primera etapa de 36 kilómetros con las consabidas molestias y fatigas de una etapa sahariana, pero lo que no iba a imaginar era que en la segunda etapa una vez superados unos 15 kilómetros de recorrido, un calculo de hidratación le pudo acarrear fatales consecuencias.
Con desorientación y con una temperatura corporal de 42 grados apenas podía moverse y gracias a la intervención rápida de un corredor americano que le activó la baliza de emergencia que llevan todos los corredores como medida de precaución en caso de extrema gravedad, fue localizado por los servicios de rescate y trasladado en helicóptero hasta el Hospital de Ouarzazate.
Allí le suministraron cinco bolsas de suero para intentar bajarle la temperatura de 42 grados que tardó mucho en descender. Gracias a la fortaleza de Claudio ya experimentado en varias pruebas de deportes extremos pudo salir adelante.
En conversación con su hermana Celia comunica que por fin se encuentra en el Hotel de Ouarzazate, aunque con unas décimas de fiebre y posiblemente mañana intentará regresar a Ceuta.        

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad