Jueves. 23.11.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

UNA PATATA CALIENTE

Los vecinos de San Antonio y El Hacho, preocupados por los perros salvajes

Imagen de los perros salvajes atacando a un gato / FACEBOOK
Imagen de los perros salvajes atacando a un gato / FACEBOOK

El presidente de la urbanización Monte Hacho asegura que hay una manada de unos seis perros, "muy territoriales" que "campan a sus anchas". Se lamenta que nadie quiera tomar cartas en el asunto para evitar a los grupos animalistas "hasta que sea demasiado tarde".

Los vecinos de San Antonio y El Hacho, preocupados por los perros salvajes

Los perros salvajes continúan siendo un problema en la zona del Monte Hacho y San Antonio. Ayer mismo estos canes atacaron y mataron al gato de una vecina de la urbanización de San Antonio. Esta no es la primera vez que se producen hechos de este tipo. Los ciervos y los pavos reales del parque de San Amaro e incluso los deportistas que recorren el Hacho o el parque de Santa Catalina han sido objeto de estos perros salvajes. Para el presidente de la urbanización Monte Hacho, Domingo Augusto Casado, “esto es una patata caliente que nadie quiere afrontar”. Desde la asociación de vecinos se han puesto en contacto con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con el Ayuntamiento, el Seprona e incluso con la Federación de Cazadores “pero nadie se atreve a hacer nada para que los animalistas no se les echen encima”. Casado se teme que estos perros ataquen a alguien y entonces “sea demasiado tarde”.

Según el presidente, se trata de una manada de unos seis perros que “campan a sus anchas por la zona” mientras los vecinos pasean con miedo. “El otro día saque a pasear a mi perro y tuve que ahuyentar a estos animales lanzándoles piedras para que se alejaran”, relata a Ceuta Actualidad. “Hace unos años tras morder a varias personas se autorizaron batidas para acabar con los perros salvajes pero hubo que esperar a que atacaran a la gente”, se lamenta Casado.

Los vecinos de San Antonio y El Hacho, preocupados por los perros salvajes