Barriada

La falta de un plan lastra la posibilidad de desarrollo económico de la barriada

Hadú, frente a su decadencia comercial

Hadú
photo_camera Barriada de Hadú (C.A./ARCHIVO)

Los compromisos de las autoridades locales y nacionales siguen sin traducirse en actuaciones que rescaten a la barriada de su decadencia económica. 

Con el inicio de cada campaña electoral, los anuncios de iniciativas orientadas a propiciar el desarrollo económico de la barriada de Hadú florecen con la misma feracidad con la que se agostan una vez celebrados los comicios correspondientes. Perece existir un consenso generalizad en torno a la necesidad de convertir la barriada en un baluarte que desplace del centro a la periferia los beneficios de una economía local que todavía busca mecanismos para garantizar su solidez.

Las autoridades locales y, en el ámbito de sus competencias, las nacionales no han cesado en los últimos años de prometer planes e iniciativas ambiciosas para propiciar el crecimiento de un Hadú deprimido y alarmado por la decadencia de su comercio. Los empresarios también reclaman actuaciones que conviertan la barriada en una referencia de la actividad económica de la ciudad. La Cámara de Comercio ha programado para el próximo mes una serie de actividades bajo el lema “Esta semana ven a Hadú”. Sin embargo, la organización de juegos infantiles, charlas, visitas guiadas y un día de precios especiales no parece que sea suficiente para espantar la crisis en la que se encuentra sumida la barriada.

La imperiosa necesidad de intervenir en Hadú era ya reconocida en el texto del jamás ejecutado “Plan estratégico para el desarrollo económico de Ceuta” aprobado en 2012 por la extinta Mesa por la Economía, que integraba a representantes de la Ciudad, grupos de la oposición municipal, empresarios y sindicatos. El documento recogía el impulso de la actividad comercial en Hadú como la séptima de sus 74 recomendaciones para propiciar el desarrollo de la ciudad. Una sugerencia que no se ha plasmado en realidades hasta la fecha.

Las noticias de que la Ciudad promovería un plan especial para la barriada se han reiterado en el tiempo sin que se hayan registrado logros apreciables.  Ya en 2015, el Gobierno municipal prometía en plena campaña electoral un desembolso de 30 millones de euros que, entre otras iniciativas, habría de fomentar la creación de un centro comercial abierto en la barriada y la construcción de un polideportivo en los terrenos que años después dejaría libre el traslado del centro penitenciario de Los Rosales. El presidente Juan Vivas formalizaba el pasado mayo, también en plena campaña electoral, su compromiso de fomentar “un despliegue de inversión y prestaciones”.

 

Comentarios