Editorial

Un bálsamo necesario

El director provincial del SEPE, Juan Bosco de Alba (CEDIDA)
photo_camera El director provincial de Educación, Juan Bosco de Alba (CEDIDA)

A veces al hambre se le unen las ganas de comer. Las sospechas abiertas sobre la gestión del delegado provincial de Educación, Juan Bosco de Alba, adquieren un tono más sombrío en contraste con la gravedad de la crisis sanitaria que azota la ciudad.

De Alba se ha convertido en el centro de un escándalo destapado tras la renuncia a su cargo del jefe de Inspección Educativa, Carlos Cornax, quien consideró que la adjudicación a la esposa del director provincial de una vacante de docente interina no se atuvo a criterios técnicos.

En otro contexto, cualquier caso de nepotismo en la Administración –De Alba mantiene íntegro su derecho a la presunción de inocencia- habría sido aceptado con la resignación a la que la ciudadanía suele recurrir para digerir los comportamientos venales de los gestores públicos. Hoy, cuando la capacidad de los responsables públicos está siendo sometida a prueba por la pandemia de coronavirus, la indecencia merece un reproche suplementario. No resulta fácil asumir que alguien obtenga un beneficio ilícito gracias a su posición privilegiada como gestor de lo público mientras el conjunto de la ciudadanía sufre.

Hoy, cuando la capacidad de los responsables públicos está siendo sometida a prueba por la pandemia de coronavirus, la indecencia merece un reproche suplementario.

Hay, sin embargo, un resquicio para la esperanza. El Ministerio de Educación ha reaccionado con rapidez ante la noticia de que su representante en Ceuta está siendo señalado como presunto autor de una conducta ilícita. La capacidad de una sociedad para enfrentar la corrupción se mide por la disposición de los poderes públicos a trabajar para que ningún comportamiento reprobable quede impune. Resta esperar que Ministerio y Delegación del Gobierno acometan una investigación rigurosa y justa para depurar responsabilidades, si las hubiera. Sería un bálsamo necesario en una coyuntura como la presente.

Comentarios