Educación

El Ministerio de Educación se lanza a escolarizar a los adolescentes marroquíes mayores de 16 años

menas
photo_camera Según los datos por fuentes del Gobierno el número de menores a escolarizar se sitúa en unos 230. (C.A)

Será a través de un programa socio-educativo, el cual se impartirá en aulas modulares que se instalarán en Piniers.

Cumplida su obligación legal de escolarizar a los menores extranjeros no acompañados con edades inferiores a los 16 años, el Ministerio de Educación trabaja de lleno en hacer lo mismo con aquellos que superan esta franja de edad. “Queremos que sea cuanto antes, de forma inminente”, ha asegurado en declaraciones a Ceuta Actualidad la directora provincial de Educación.

Era precisamente Yolanda Rodríguez quien hace un mes manifestaba que este grupo de jóvenes, el más numeroso, debería esperar para recibir atención educativa, primero había otras prioridades, como que el curso echase a andar. Casi un mes después y con un clima de aparente normalidad, este asunto ya copa la lista de prioridades del Ministerio que encabeza Pilar Alegría, que espera los informes elaborados por la consejería que dirige Mabel Deu para poner la maquinaria en marcha.

Informes técnicos en los que debe constar, entre otros, la cifra de menores que en la actualidad acoge la Ciudad, la cual sitúa, de forma estimativa, el grueso en algo más de 400- unos 180 menos que hace un mes-. De ellos, 160 tienen entre 12 y 16 años, siete menos de 12 y, por tanto, el cupo restante sería al que ahora se le pretende dar una respuesta educativa. En cifras, unos 230.

Del total de jóvenes depende, además, el número de docentes a contratar, tal y como destaca Rodríguez, que no llega a precisar si en este caso se seguirá la fórmula adoptada con el grupo de menores de entre 12 y 16 años. Veinte son los docentes, la mayoría de educación Primaria, que se han incorporado, por tanto, en base a criterios de proporcionalidad, el número de profesionales a contratar ahora sería superior.

En cuanto al tipo de enseñanza sí que se ha optado por la misma fórmula elegida para el otro grupo de menores. Así, la escolarización de estos 230 jóvenes subyace en un programa de atención socio-educativa cuya piedra angular es la inmersión lingüística, a través de la que se trabaja en la adquisición de un nivel mínimo de competencia en lengua castellana. No obstante, alcanzado ese control básico del idioma, los caminos entre sendos grupos de menores se bifurcan. Mientras que con los menores de 16 años el objetivo es su incorporación a la enseñanza reglada, al grupo de mayores se les impartirán cursos enfocados a la Formación Profesional, “al objeto de formarlos en competencias profesionales que les faciliten una incorporación al mercado laboral. La intención es que puedan encontrar un oficio”, explica Rodríguez.

Estas enseñanzas, tanto la atención socio-educativa como la Formación Profesional, se impartirán en aulas modulares que se van a instalar en Piniers, tal y como ha aclarado la directora provincial. No obstante, la titular de la calle Echegaray vuelve a remarcar que se trata de “una atención de emergencia y urgencia temporal. Está atención será mientras permanezcan en la ciudad”. Con ello, Rodríguez da por hecho que el retorno de los menores extranjeros llegados en mayo se va a producir, y en un lapso no muy dilatado en el tiempo.

Mientras tanto, el ejecutivo local continúa con el argumento de que los informes individualizados de cada niño- indispensables para proceder con los expedientes de repatriación-, estarán finalizados en un mes y medio. Tesis a la que se acogió el presidente Vivas el pasado septiembre, al inicio del curso político, y al que ha vuelto a recurrir este miércoles, un mes después. Prorrogas que, quizá, ni lleguen a cumplir las expectativas de reanudar las devoluciones en la próxima primavera, como estiman Gobierno local y Delegación del Gobierno.

Comentarios