Educación

Vuelta al cole, pero sin tanta normalidad: 415 alumnos y 75 docentes se quedan en casa

vuelta al cole
photo_camera Mañana los centros reabrirán de nuevo pero con menos personal respecto al que despidieron la Navidad. (C.A)

En las últimas tres semanas, desde el parón navideño, se ha disparado la cifra de contagios en la comunidad educativa que contabiliza más de 500 casos

Como “una prioridad” definía el pasado martes la ministra de Sanidad, Carolina Darias, el regreso presencial a clase de los alumnos de todos los niveles tras las vacaciones de Navidad. Una decisión acordada “unánimemente” con las comunidades autónomas en la reunión extraordinaria de la Interterritorial, y que finalizaba sin establecer cambio alguno como días antes algunas comunidades habían manifestado que era su intención.

La medida partía de la consideración de los centros educativos como “espacios seguros” para llevar a cabo una vuelta al cole con la misma normalidad que antes de las vacaciones, y sin llegar a implementar el Plan de Contingencia elaborado por el Ministerio de Educación. Una normalidad que se traducirá a efectos de protocolos y medidas – pues no cambian ni las cuarentenas ni el modelo de enseñanza-, pero no de personal.

Cuando mañana los centros de la ciudad vuelvan a abrir sus puertas registrarán un notable descenso en la asistencia. 415 estudiantes y 75 docentes se quedarán en casa cumpliendo religiosamente cuarentena. Un notable ascenso si se compara con el previo a este parón navideño- que era de apenas un centenar- pues las cifras de contagios y cuarentenas en la comunidad educativa se han disparado en las últimas tres semanas, computando a fecha de hoy un total de 502 contagios.

Aunque dicha reunión conjunta entre Sanidad y Educación se saldó sin cambios, estos no tardaron en llegar. Así, el viernes la Comisión de Salud pública establecía el primero de ellos, que versa sobre una modificación en las cuarentenas de contactos en los colegios para evitar cerrar aulas de Infantil y Primaria si hay positivos en medio de la ola más contagiosa de la pandemia y mientras avanza la vacunación infantil.

Hasta ahora, todo el grupo burbuja de niños y niñas menores de 12 años era enviado a casa diez días cuando se confirmaba un positivo como contactos estrechos. Con la modificación, ya no será así: continuarán asistiendo a clase presencial, da igual si están o no vacunados, y solo se planteará la clausura del aula si se da una acumulación de cinco o más positivos “o una afectación del 20% o más de los alumnos en un periodo igual o inferior a siete días”.

“En caso de que sean 4 casos o menos o menos del 20 por ciento, se considerarían casos esporádicos y no se recomendaría cuarentena”, informaba el Ministerio de Sanidad. Los infectados tendrán que aislarse durante al menos siete días, siguiendo la estrategia nacional.

Para los mayores de 12 años, se seguirá el protocolo general, que exime de cuarentena a los contactos vacunados con pauta completa pero obliga a hacerla a los que no se han inmunizado. Esta diferenciación, sin embargo, no se va a hacer con los niños de Infantil y Primaria.

Comentarios