Inmigración

El Obispado, consternado por la tragedia del Estrecho

Al menos nueve muertos, entre ellos tres bebés, aunque la cifra se podría elevar a 29

Rafael-Zornoza CustomRafael Zornoza, obispo de Cádiz y Ceuta. El Secretariado de Migraciones de la Diócesis de Cádiz y Ceuta ha manifestado, una vez más, su profundo dolor y consternación ante el drama que nuevamentme sucede en el Estrecho, al naufragar una embarcación tipo zodiac, que transportaba a un amplio grupo de inmigrantes subsaharianos. La Wilaya de Tánger informó ayer oficialmente de la muerte de nueve personas inmigrantes, entre ellas tres bebés, en una nueva tragedia en aguas del Estrecho cercanas a Ceuta que se ha producido durante la madrugada del sábado. La cifra de víctimas podría elevarse hasta veintinueve según testimonios de supervivientes, entre ellos ocho bebés más.

Aún sin tener información rigurosa del número exacto de desaparecidos, inmigrantes, "hay que denunciar el drama y la tragedia de las muertes de seres humanos entre estas dos orillas", explica el obispado que dirige Rafael Zornoza. 

Los ciudadanos de una y otra orilla"no debiéramos de sucumbir ante el grave riesgo de acostumbrarnos a esta situación. La muerte de cualquier ser humano que intenta cruzar de una a otra orilla nos interpela a cada uno y al conjunto de nuestras sociedades".

Desde la perspectiva del obispo Rafael Zornoza "este espacio fronterizo que separa a las dos orillas debetría ser una oportunidad para fomentar la vida, el encuentro, el diálogo y la amistad entre las personas y los pueblos que la habitan, y en ello tendríamos que empeñarnos todos".

De otra parte, "estos dramas ponen de manifiesto las grandes e injustas difererencias y desigualdades existentes entre los ciudadanos de uno y de otro continente que interpelan al sistema social en el que vivimos". El obispo de la diócesis ha manifestado su solidaridad con las familias de todos estos inmigrantes y ha realizado una llamada a todas las parroquias y comunidades religiosas para que en las oraciones de las misas dominicales de hoy se tenga en cuenta esta realidad, haciendo presente a todas estas personas y sus familias.

La Marina Real marroquí fue la que se encargó de las tareas de salvamento, en un operativo que tuvo como escenario la zona que media entre Tánger y Castillejos (Fnidek). En torno a las seis y media de la mañana de ayer sábado, hora marroquí, siete y media para España, se recibió una llamada efectuada desde el móvil de uno de los tripulantes de la embarcación, alertando de una averia en el motor y que se encontraban a la deriva.

Por el momento la cifra de muertos se eleva a nueve, entre ellos, tres bebés. Veintiuna personas más han sido rescatadas, si bien los propios supervivientes han informado de que podría haber ocho bebés y doce adultos desaparecidos, lo que haría elevar la cifra de víctimas hasta un total de veintinueve personas.

En total, Marruecos desplegó cuatro unidades de la Armada Real y dos helicópteros de la Gendarmería Real.

Desde la organización no gubernamental Caminando Fronteras, se produjo una controvertida declaración por parte de una de sus responsables, la activista Helena Maleno, que culpó a las autoridades españolas de no actuar con celeridad. Lo cierto es que desde el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Tarifa, conocido como Tarifa-Tráfico, se activó de inmediato un dispositivo de cooperación en salvamento, pero fue desactivado habida cuenta de que la comunicación de las autoridades marroquíes indicó que ellos se ocupaban del asunto. De hecho, la tragedia se ha producido en aguas territoriales marroquíes, aunque muy cerca de Ceuta.

Sorprende la falta de comunicación por parte de medios informativos nacionales en torno a esta auténtica tragedia.

Comentarios