Inmigración

Descubren los cadáveres de dos personas en la playa al otro lado de la frontera

Castillejos vive una situación de emergencia: la crisis de este domingo deja muertes tras de sí

Agentes de Policía recuperan un cadáver junto a la playa
photo_camera Agentes de Policía recuperan un cadáver junto a la playa

Medios de comunicación del país vecino y activistas de las redes sociales dan cuenta de la aparición en la costa marroquí de dos cadáveres que vienen a sumarse al que ayer arrojó el mar a las playas de Castillejos ataviado con un chaleco salvavidas.

La huida masiva de jóvenes marroquíes hacia Ceuta ha creado en Castillejos una situación de emergencia que no encuentra semejanzas con ningún episodio pasado reciente. La llegada a la ciudad de alrededor de un centenar de jóvenes migrantes deja tras de sí este domingo un rastro de muerte.

Medios de comunicación del país vecino y activistas de las redes sociales dan cuenta de la aparición en la costa marroquí de dos cadáveres que vienen a sumarse al que ayer arrojó el mar a las playas de Castillejos ataviado con un chaleco salvavidas.

El usuario de Facebook “Fnidq Nacional” publica un vídeo donde puede verse a un grupo numeroso de jóvenes junto a la playa mientras rodean a unos agentes de policía que transportan el cadáver de una persona.

zx1Policías transportan un cadáver rodeados por un grupo de jóvenes (FNIDEQ NACIONAL)

La situación económica que desde hace más de un año atraviesa Castillejos y su entorno a causa del cierre de la frontera -primero al tráfico de mercancías por decisión del Gobierno marroquí y, más tarde, al tránsito de personas a causa de la pandemia- ha generado un descontento social que ya ha comenzado a manifestarse en las calles. Centenares de ciudadanos protagonizan recurrentes concentraciones de protesta para reclamar una salida a la precaria situación económica que sufren quienes antes tenían en la frontera su fuente de subsistencia.

La fuga de centenares de jóvenes se revela como un síntoma del malestar de una sociedad desesperanzada.

Comentarios