Inmigración

ocurrió en la frontera de melilla en 2014

El Gobierno defiende las dos "devoluciones en caliente" que condenó Estrasburgo

2016091017463583816
photo_camera La Guardia Civil con un migrante que acaba de saltar el vallado (ARCHIVO)

El Gobierno ha decidido seguir adelante con el recurso que el Ejecutivo de Mariano Rajoy presentó ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) contra la decisión de la Corte de Estrasburgo de condenar a España por la devolución en caliente de dos inmigrantes africanos en la frontera de Melilla en 2014.

El Gobierno ha decidido seguir adelante con el recurso que el Ejecutivo de Mariano Rajoy presentó ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) contra la decisión de la Corte de Estrasburgo de condenar a España por la devolución en caliente de dos inmigrantes africanos en la frontera de Melilla en 2014. En el escrito, al que ha tenido acceso EL PAÍS, la Abogacía del Estado evita esgrimir la Ley Mordaza del PP –en una de cuyas disposiciones se legalizaron estas polémicas expulsiones exprés- pero utiliza uno de los argumentos que planteó el Gobierno popular ante la Corte. Pese a ello, un portavoz del Ministerio de Justicia insistía esta semana a este diario que "la voluntad del Gobierno es acabar con las devoluciones en caliente", aunque añadía que no se trata de "suspenderlas y ya está. Se está a la espera de ver qué marco jurídico marca precisamente Estrasburgo" cuando se pronuncie sobre el fallo el próximo septiembre.

El caso que provocó la condena a España arrancó con la denuncia de varias ONG por la expulsión el 13 de agosto de 2014 de N. D. y N. T., procedentes de Mali y Costa de Marfil, que aquel día saltaron la valla que separa Marruecos de España. En octubre de 2017, el TEDH consideró probado que la Guardia Civil los arrestó y los condujo de manera inmediata de vuelta al país magrebí, y sentenció que con ello las autoridades españolas habían violado la Convención Europea de Derechos Humanos. El fallo obligaba a España a indemnizar a cada uno de los dos con 5.000 euros.

El Gobierno del Rajoy anunció que recurriría la decisión ante la Gran Sala del TEDH al considerar que no hubo una vulneración de la legalidad internacional en unas devoluciones que siempre ha denominado “rechazo en frontera”. El Tribunal de Estrasburgo fijó el pasado 4 de julio para revisar dicho recurso.

Tras la moción de censura que convirtió en presidente a Pedro Sánchez, el Ministerio de Justicia remitió una carta a Estrasburgo en el que solicitaba aplazar esta revisión. En la misiva, adelantada por EL PAÍS, el Ejecutivo aseguraba que se había dado cuenta “de inmediato de la destacada importancia” del caso y anunciaba que iba a revisar la postura que España tenía previsto mantener en la audiencia. El TEDH aceptó la petición y pospuso su decisión a septiembre.

Ese recurso ha llegado ahora a Estrasburgo y en sus 76 folios el Gobierno de Sánchez mantiene la postura del Ejecutivo de Rajoy para negar cualquier irregularidad en la expulsión de los dos inmigrantes. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya había apuntado en esa dirección en julio al justificar las expulsiones exprés que realizó en aquella fecha la Guardia Civil tras el salto de 700 subsaharianos a la valla de Ceuta. Grande-Marlaska esgrimió que los inmigrantes rechazados no habían pisado suelo español y, por tanto, no podía hablarse de devoluciones en caliente.

Comentarios