Inmigración

PIDEN TRASLADOS A LA PENÍNSULA

Unos 50 argelinos marchan hacia la Plaza de los Reyes en protesta por la muerte de su compatriota

DSC_7287 (Custom)
photo_camera Los argelinos han bajado desde el CETI portando pancartas / ANTONIO SEMPERE

Unos 60 argelinos han organizado una marcha pacífica esta mañana desde el CETI hasta la Plaza de los Reyes para pedir ayuda en la repatriación del cuerpo de su compatriota fallecido este fin de semana tras intentar saltar una valla de acceso al puerto para colarse en un barco destino Algeciras. Han aprovechado la marcha para pedir que les trasladen a la península.

El puerto vuelve a ser noticia de una tragedia. Un joven argelino fallecía este fin de semana tras caer desde una altura de 3 metros cuando intentaba franquear la valla de acceso al puerto para colarse en un barco destino Algeciras. Este no es un caso aislado. A diario son decenas los inmigrantes que merodean por la zona para intentar encontrar su particular billete a la península. Unos lo intentan bajo los camiones que repostan en las gasolineras en los aledaños del puerto y otros prueban suerte con los que ya están dentro de la zona portuaria. En estos momentos unos 50 argelinos se han organizado y protagonizan una marcha desde el CETI hasta la Plaza de los Reyes para protestar por su situación.

Por su parte, el vicepresidente de la asociación de Transportistas de Ceuta, Manolo Sánchez, explica que llevan muchos años con esta presión migratoria “pero parece que las autoridades prefieren que estén en el puerto merodeando que no por el centro”. La asociación se ha puesto en contacto en reiteradas ocasiones con Delegación de Gobierno para denunciar la situación pero “la última vez ni siquiera nos recibieron sabiendo lo que les íbamos a decir”.

 

Descontrol y poca vigilancia

Sánchez asegura que el descontrol en el puerto es total. “Es tan peligroso para los inmigrantes como para nosotros. Ellos porque se juegan la vida y nosotros porque nos quitan piezas de los camiones para hacerse un hueco en el que poder esconderse”, explica. Al parecer hay camiones en los que es más fácil encontrar un escondrijo como los frigoríficos. “Les quitan la batería y se cuelan ahí o donde la rueda de repuesto sin darse cuenta que si el camión coge un desnivel pueden morir aplastados”. Tal vez estos argelinos, subsahariano o marroquíes son conscientes del peligro pero sus ganas de cruzar a la península esperando una vida mejor o una oportunidad que no encuentran en Ceuta son mayores. “En una ocasión cuando el azúcar se traía a Ceuta, hablé con un grupo de inmigrantes y les explique que no se metieran en el contenedor porque al llegar a Algeciras iba a una terminal donde podía tirarse 15 días y les dio igual, aun así se metieron”, relata Sánchez, quien con el paso de los años y como el resto de sus compañeros, ha aprendido a no enfrentarse con ellos. “Nosotros no tenemos que echar a nadie del camión para eso está la Guardia Civil. Además, si van de pegamento se vuelven peligrosos y agresivos, así que si vemos que alguno se ha metido en un camión avisamos a la policía y que actúen ellos”. Sánchez ha explicado que suelen tener más problemas, tanto ellos como la autoridad, con los subsaharianos que con los argelinos o marroquíes.

Desde la asociación de transportistas aseguran llevar muchos años con esta situación pero se ha visto incrementada con la llegada de los barcos de carga. “Desde que se pasa el control de acceso hasta que llegas al barco de carga debemos circular unos 3 kilómetros sin ninguna protección y a merced del inmigrante que quiera colarse. Basta con pisar el freno en un cruce para que se te cuelen. Se saben los puntos donde mejor colarse. Hay que ir con mil ojos porque el puerto está muy mal planteado”. El vicepresidente de la asociación demanda más seguridad en los accesos al puerto. “Antes cuando pasaba algo como lo de este fin de semana, las autoridades se ponían las pilas, venían y les echaban de la zona pero ya ni eso. Cada vez que llega un barco esto es un ciclo”.

 

Pérdidas económicas

A la inseguridad hay que sumar las pérdidas económicas que supone “que te quiten una batería, te hagan un doble fondo o te rompan un tubo de frenos para poder esconderse. Hay una batea que lleva parada un mes porque encontraron a dos inmigrantes dentro y al ser de alquiler aún están esperando que llegue la documentación para poder moverla”. En 2014, por ejemplo, fueron 16 los argelinos y tunecinos descubiertos en el interior de un contenedor o incluso quien murió aplastado en 2010 al esconderse dentro de un camión de basura.

La presión migratoria que sufre el puerto de Ceuta ya se ha convertido en una triste costumbre que para el vicepresidente de la asociación se solucionaría con mayor seguridad y vigilancia “porque si no consiguieran cruzar, no vendrían más”.

Pero los camiones no son el único objetivo de los inmigrantes que merodean por el puerto, muchos lo han intentado trepando por las cuerdas de amarre de los ferrys. Los últimos, dos argelinos en el mes de marzo que fueron rescatados por la Policía Portuaria cuando estuvieron a punto de caer al agua. Se cree que en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes hay unos 120 argelinos que cada día bajan al puerto para probar suerte. La Policía puede identificarles pero poco más porque Marruecos no les acepta y por tanto, no pueden ser repatriados, mientras tanto, ellos intentarán alcanzar la tierra prometida.

Por su parte, la Autoridad Portuaria ha declinado hacer declaraciones.

Comentarios