La Ciudad

LA EMPRESA NO DESCARTA RETIRAR SUS VEHÍCULOS SI HAY RIESGO PARA las personas

Hadú-Almadraba advierte de que actuará para preservar la seguridad si no cesan los ataques a su flota

autobús parada loma colmenar hospital
photo_camera Parada de autobús en Loma Colmenar (J. CHELLARAM/ARCHIVO)

La empresa de autobuses urbanos dirigirá sendos escritos con sus demandas a la Delegación del Gobierno y la Ciudad. En las últimas fechas, los ataques han comenzado a concentrarse durante los fines de semana. 

La dirección de la empresa Hadú-Almadraba ha advertido que no dudará en retirar los autobuses que cubren las líneas más conflictivas de la ciudad si los apedreamientos contra los vehículos continúan. Sólo en el último mes, se han producido al menos cuatro incidentes, el último de los cuales, registrado el pasado lunes, se saldó con dos pasajeros heridos. “Hay una ley de prevención que nos obliga a garantizar la seguridad de la personas, la de nuestros trabajadores y de los viajeros”, ha advertido el gerente de la empresa, Manuel Cuéllar.

Hadú-Almadraba remitirá sendos escritos con sus demandas a la Delegación del Gobierno y la Ciudad Autónoma en los que incluirá su intención de adoptar todas las medidas necesarias para evitar daños a las personas.

La Ciudad habilitó asignó en su día una serie de servicios a la Policía Local dirigidos a ofrecer protección a las líneas más expuestas a los ataques de los vándalos. La empresa ha empezado a constatar ahora que las agresiones han comenzado a concentrarse en las jornadas de fin de semana. De hecho, los últimos apedreamientos se han registrado en sábado y domingo. "Algo está sucediendo; no sé si hay una relajación de la vigilancia o qué sucede, pero los fines de semana hay un vacío", protesta Cuéllar.

El gerente de la empresa no se muestra, sin embargo, muy optimista con respecto a la respuesta que puedan obtener sus reivindicaciones. “No creo que me contesten, no lo hacen nunca”, se ha quejado Cuéllar.

Desde el pasado mes de enero, los autobuses urbanos han sido objeto de actos vandálicos y asaltos en el entorno de Loma Colmenar y El Príncipe. Durante marzo, dos de los vehículos sufrieron sendos atracos, lo que creó un clima de inseguridad que llevó a los trabajadores de la empresa a suspender el servicio durante unas horas.

Comentarios