Sanidad

Díaz Melguizo niega ahora que exista acuerdo para su construcción y puesta en marcha

La clínica de radioterapia ni está ni se la espera

El director general del Ingesa, en el centro, negó la existencia de acuerdo para la clínica de radioterapia (C.A.)
photo_cameraEl director general del Ingesa, en el centro, negó la existencia de acuerdo para la clínica de radioterapia (C.A.)

El proyecto para la construcción y puesta en marcha de una clínica de radioterapia en Ceuta ha pasado de ser uno de inminente apertura, en 2018 entraría en funcionamiento, según los gobernantes de la Ciudad, a ser una iniciativa privada que agrada al Instituto de Gestión Sanitaria, después de que el director general del Instituto de Gestión Sanitaria (INGESA), José Julián Díaz Melguizo, haya dejado claro este lunes que no tiene conocimiento de convenio alguno al respecto ni de ningún tipo de acuerdo para su construcción.

La unidad de radioterapia, ni está ni se le espera, según se desprende de las palabras del director general del  INGESA, que ha sorprendido cuando ha dicho que no tenía conocimiento de la presentación del proyecto llevada a cabo en la Delegación del Gobierno y en la que participaron el delegado del Gobierno, el presidente de la Ciudad y el director territorial del organismo, Fernando Pérez Padilla.

La noticia de la existencia de problemas para la construcción de la clínica ya fue adelantada por Ceuta Actualidad el 24 de octubre de este año. En aquella noticia, este periódico digital también avanzaba que ante esta eventualidad, la alternativa que se baraja es la de cerrar un acuerdo con la compañía del helicóptero para que los pacientes oncológicos ceutíes puedan desplazarse por este medio hasta Algeciras para recibir el tratamiento en las instalaciones que la Clínica Radon tiene en esa población. Este último apartado ha sido confirmado en la improvisada rueda de prensa ofrecida por Díaz Melguizo.

Curiosamente y en fecha posterior, el 6 de noviembre, el director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla, se apresuró a desmentir lo publicado por este periódico digital, negando la existencia de problemas económicos que ralenticen los trabajos de construcción de la futura clínica de radioterapia en la ciudad. Es más, fue más lejos y aseguró que la negociación para su próxima implantación estaba muy avanzada.

Pérez Padilla manifestó que en esos momentos están terminando los pliegos administrativos definitivos para que la construcción sea una realidad.

El director territorial no ha aportado una fecha concreta de finalización de las obras pero sí ha adelantado que será en 2018 cuando se inicien los trabajos. 

Las primeras gestiones para se hicieron públicas el 15 de febrero de 2016 Ciudad y Delegación se reunían con los responsables de la Clínica Radon con el objetivo de iniciar las acciones necesarias para implantar el sistema de radioterapia en Ceuta.

Desde el principio, Radon consideró factible este proyecto y manifestó su intención de realizar la inversión de cinco millones de euros para la construcción de la citada clínica, su apertura y funcionamiento con profesionales de toda solvencia y los medios técnicos más vanguardistas. . 

La aportación del Ingesa estaría entre 650.000 y 700.000 euros, se dijo entonces, mientras que el resto, unos 350.000 euros, lo pone la Ciudad. La suma es de un 1.000.000 de euros, que es la cifra anual que solicitó Radon para su funcionamiento, aparte de otra serie de necesidades como la cesión de un terreno que tuviera una serie de especificidades como que el coste anual no fuera muy alto y que además estuviera cerca del Hospital Universitario. El Gobierno adjudicó a Clínica Radón la cesión demanial, por 50 años, del terreno de mil metros cuadrados para la construcción de la clínica radiológica.

Loa mercantil dejó claro que no comenzarían con los trabajos hasta que no estuvieran cerrados todos los compromisos económicos que ya les hicieron en su día tanto la Ciudad Autónoma como el Ingesa en la reunión que tuvieron en la Delegación del Gobierno.

La clínica debe prestar "como mínimo" tratamientos convencionales con fotones, con electrones para tumores superficiales y avanzados para los de pequeña dimensión con el fin de abarcar "la totalidad de los indicados para radioterapia".

El INGESA destina cada año alrededor de 750.000 euros al pago de los tratamientos radiológicos a los desplazados al otro lado del Estrecho, así como sus gastos de transporte.

A mediados del mes de julio, el presidente de la Ciudad afirmó que el 'Grupo Oncosur' destinará alrededor de "cinco millones de euros" a la construcción del equipamiento y prevé que entre en funcionamiento "durante 2018".

Ahora todo esto parece que no es así, el director general del Ingesa así lo ha explicado este lunes, aunque ha precisado que Ingesa estaría encantado de disponer del servicio en la ciudad si se prestase en unas condiciones de "calidad, seguridad y precio" capaces de ganar un concurso que se convocaría al afecto, “ya que estamos hablando de dinero público”. Tanto es así que entiende que si las condiciones son las que actualmente se tienen, cuanto más cerca esté el servicio mejor. Ha descartado que vaya a pagar un precio superior al que manejan.

Comentarios